Que digo yo que…

Que digo yo que para qué me voy a romper la cabeza escribiendo relatos, comentarios políticos o sobre cualquier tema de actualidad, sentado horas delante del ordenador (en realidad no son tantas, pero bueno) para llenar el espacio de este blog, cuando tengo un hijo que lo hace bastante bien, tiene gracia y sigue claramente las huellas del padre, todo hay que decirlo. Así que, en lugar de continuar con una historia que comencé hace un mes y que no sé ni por donde meterle mano, ni seguir otra que todavía es más antigua (la primera sobre un escritor de éxito con su primera obra, quizás sea una premonición, y la segunda sobre un viajero que sufre lo indecible en una venta aislada de un pueblo de Andalucía), voy a enlazar la última entrada de Santiago en su blog y paso palabra.

A todo esto, y no es por poner una excusa, estoy recuperándome de un virus o algo similar, que me ha tenido hecho una piltrafa desde hace cinco días, sin apenas comer y perdiendo más de tres kilos. Así que alguna disculpa tengo para mi desgana y mi astenia. Disfrutad con la lectura.

IMG-20160412-WA0003

El post del viernes (XLVI)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s