Un turista en Nueva York (IV). Vamos al grano

Vamos a ver, esto no es un ni un blog ni un libro de viajes, así que vamos a ir al grano y a dejarnos de rollos macabeos. Aunque ocho días en Nueva York dan para mucho y podría escribirse un libro de cientos de páginas con descripciones de calles, museos, parques o edificios, reflexiones sobre el poder del dinero en la ciudad más rica del mundo, improperios acerca del imperialismo yanqui y la soberbia norteamericana, etc., creo que tendría que centrarme más en determinadas experiencias o  anécdotas que pueden servir para futuros viajeros que no conocen esta ciudad y quieran visitarla próximamente.

Si James Joyce fue capaz de escribir una novela de más de 800 páginas sobre un día de junio de 1904 en Dublín, una ciudad pequeña, casi provinciana para los parámetros actuales, cuántos libros se podrían escribir sobre una ciudad en la que cada barrio, cada calle o cada edificio contiene cientos, miles de historias complejas y personas que proceden de los más diversos países y culturas. Así que los ocho días nos permitieron enriquecer nuestra experiencia y hacernos una idea de cómo se vive aquí y qué sitios merecen la pena. Me estoy enrollando otra vez. Al grano, José Manuel. A partir de ahora, y para terminar, no voy a ir día a día, sino que describiré lo más escuetamente posible aquello que más me gustó y lo que menos.

Museo Americano de Historia Natural. Desde el primer día Nueva York comenzó a desplegar todos sus encantos para conquistarnos y este Museo reconozco que nos conquistó. No pretendáis verlo todo en un día, porque es imposible. Nosotros nos centramos fundamentalmente en los dinosaurios, en las salas de meteoritos, minerales y gemas, en el salón de México y América Central y en el Planetario, pero hay muchísimo más.

DSC_0659

Memorial del 11 S. Al igual que el anterior, forma parte de las visitas que contiene la tarjeta City Pass. En un primer momento no era partidario de ir, me parecía que estos americanos, tan materialistas y prácticos, querían aprovecharse del dolor y de la rabia que produjeron los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 con el ataque a las torres gemelas. Pero no podemos cerrar los ojos a unos hechos que, queramos o no, cambiaron la historia. Ese dolor provocó una reacción brutal e injusta cuyas consecuencias todavía estamos padeciendo. Si ese día murieron más de tres mil personas inocentes, a partir de ese momento murieron y siguen muriendo cientos de miles de inocentes más y han sido desplazados varios millones. Por eso es importante conocer el comienzo de los hechos actuales, aunque la explicación que allí se da pueda parecer sesgada y partidista, sin profundizar en todo lo que la precedió.

DSC_0687.JPG

Visita a la Isla de Ellis y a la Estatua de la Libertad. Ir a Nueva York y no coger el ferry para ver la estatua de la Libertad y la Isla de Ellis es imperdonable. También entraba dentro de las actividades de la City Pass. Y como buenos turistas, cumplimos con el ritual y nos hicimos muchas fotos. Las vistas de la ciudad desde el ferry o desde las islas son preciosas. El museo de la Isla de Ellis es muy curioso y nos permite conocer la parte más importante de la historia de los Estados Unidos: la enorme diversidad de países de los que proceden sus actuales habitantes y cómo fueron capaces de integrarse a pesar de todas las diferencias de origen. Un ejemplo que podría servir para los actuales dirigentes y para aquellos que están en contra de cualquier tipo de inmigración o de acogida.

DSC_0721

DSC_0727DSC_0731

DSC_0758DSC_0772

Top of the Rock. Decidimos subir por la noche del día en que también visitamos la Estatua de la Libertad, la Isla de Ellis, el Distrito Financiero, la Bolsa de Nueva York y las compras en Century 21. No aconsejo tanta paliza porque os puedo asegurar que terminamos agotados. Pero estas vistas, sobre todo si son por la noche, son realmente extraordinarias. También se puede hacer entrando una hora antes de que anochezca y así podréis contemplar las luces cambiantes de una ciudad que, desde las alturas, es todavía más bonita.

DSC_0795DSC_0801

Comprar en el outlet Century 21. Cerca de la zona 0 del Worl Trade Center se encuentra la tienda Century 21. Aquellos y aquellas que quieran encontrar ropa de marcas conocidas o no tan conocidas a muy buenos precios, deben reservar unas horas para hacer compras, siempre que os quede algún hueco en las maletas.

Museo Guggenheim. No sé si fue por la lluvia y el frío que pasamos esperando para entrar o porque muchas de las salas estaban cerradas al público ese día porque estaban preparando una exposición (encima su famosa espiral tampoco se podía visitar), el caso es que este museo fue una de las mayores decepciones que nos llevamos en nuestra visita a Nueva York. De todas formas, reconozco que los Kandinsky, Picasso, Van Gogh o Cézanne  que posee este museo merecen una visita.

El MOMA. Amigos míos, esto es otra historia y aquí sí que hay que quitarse el sombrero. El Museo de Arte Moderno de Nueva York es uno de los mejores museos que he visitado. Además, el viernes por la tarde es gratis. Hay que hacer una pequeña cola pero tampoco hay que esperar demasiado. Solamente por ver Las señoritas de Aviñón, de Picasso o La noche estrellada, de Van Gogh, merece la pena la visita. Pero es que hay más, muchísimo más. Este museo sí que es imprescindible.

DSC_0829DSC_0832DSC_0830DSC_0844

Un paseo por Manhattan y subida al Empire State. La ventaja de estar alojado en un hotel bien situado es que muchas veces no vas a necesitar coger transporte. Uno de los días, creo que fue el domingo, nos dedicamos a recorrer a pie nuestro barrio, Manhattan. Desde la calle 55 fuimos bajando por la Quinta Avenida admirando los edificios y las tiendas. Teníamos pensado subir al Empire State temprano, pero había niebla y ni siquiera se veía la parte superior del edificio, así que, después de hacernos unas fotos en el vestíbulo, seguimos bajando hasta encontrarnos con el cruce entre la Quinta y Broadway, donde se encuentra el famoso edificio Flatiron, también conocido como La Plancha, por su peculiar forma. Poco a poco se fue despejando el día y nos decidimos a subir al Empire State. Es otra de las visitas imprescindibles. Pocas vistas pueden ser tan famosas y espectaculares como las que se ven desde lo alto de este edificio. Tened en cuenta que, dependiendo de la hora, puede haber mucha gente esperando para subir, lo mismo que en el Top of the Rock, así que tendréis que ir con la suficiente antelación para que no os encontréis con la sorpresa de que tengáis que esperar varias horas hasta que os toque. Después de más de una hora arriba, varias decenas de fotos y la comida, el grupo se dividió. Carmen, Santiago y yo seguimos andando hasta llegar a la High Line, una antigua vía de tren elevada que se ha convertido en un paseo paralelo al río Hudson de algo más de dos kilómetros de longitud. Nosotros recorrimos un kilómetro aproximadamente y después de tomarnos un café en una de las muchas cafeterías que salpican la vía nos bajamos muy cerca del mercado de Chelsea, un mercado urbano reconvertido, con tiendas de todo tipo: de comida, cafeterías, ropa, recuerdos, supermercados… Visita muy recomendable.

Muy cerca está un barrio muy conocido de Nueva York, porque sale en numerosas películas y series: el Greenwich Village, una de las zonas más exclusivas para vivir de Nueva York. Pasear por sus calles, de casas de dos o tres plantas, con muchas flores y árboles en las aceras, es una delicia. Después de otro paseo, llegamos hasta la Sexta Avenida, la Avenida de las Américas y allí, sin tener que esperar casi nada, cogimos un taxi, que nos acercó hasta nuestro hotel en poco más de diez minutos. Si es fin de semana, viajar en taxi es relativamente barato porque hay poco tráfico y se llega rápidamente a cualquier sitio de Manhattan.

Un turista en Nueva York (III). Cantando bajo la lluvia

Llueve y hace frío en Nueva York. No es una lluvia fuerte ni continua, pero nos obliga a ir abrigados, casi siempre con paraguas y caminando pegados a los edificios. Me llama la atención que poca gente los lleva, deben de estar acostumbrados, pero nosotros no queremos coger un resfriado que nos estropee las vacaciones y por eso hemos venido bien pertrechados. Apenas vimos el azul del cielo en los días que pasamos allí; los edificios eran enormes agujas que se perdían entre las nubes, como alfileres pinchados en algodón. Sin embargo, el día que llegamos, tal y como lo reflejaban las previsiones meteorológicas que habíamos buscado en Internet, no cayó una gota. También vaticinaban que en esta semana llovería poco y haría algo de frío; se equivocaron en lo primero y también en lo segundo porque hizo bastante más frío del previsto durante los nueve días que pasamos allí.

Ni el vuelo hasta Madrid ni el que nos llevó a Nueva York tienen nada reseñable, más allá de las muchas horas en el avión (más de nueve, contando los dos vuelos) y las que pasamos en los aeropuertos. Total, que salimos de casa a las 8,30 de la mañana y llegamos a Nueva York a las 19 horas de allí, es decir, la una de la madrugada en España (os recuerdo que hay seis horas de diferencia, aunque algunas semanas al año es de sólo cinco, por el cambio horario verano/invierno). Pero todavía nos quedaba la parte más pesada: los controles en el aeropuerto JFK. Cientos, miles de personas que llegan al mismo tiempo y que deben demostrar que no son terroristas, ni trafican con droga, ni introducen mortadela o jamón de Jabugo entre la ropa. Después de esperar pacientemente en una de las filas, llegas hasta el policía de turno, que comprueba si tu cara es la que aparece en el pasaporte y te mira fijamente para ver si te pones nervioso. Después te hacen una foto sin gafas, supongo que para reírse un rato cuando finalice la jornada. En el avión ya has tenido que rellenar un papel en el que prometes y juras por lo más sagrado que eres una buena persona y que no cometerás delitos ni dirás falso testimonio ni mentirás y el trago de pasar por la aduana es tal y como se describe en este enlace: Cómo pasar por la aduana de Estados Unidos. Si yo hubiera leído esta información no me habría puesto tan nervioso. Pero, felizmente, todos pasamos la prueba sin problemas.

PRIMERA NOCHE EN MANHATTAN

Una vez realizado el trayecto del aeropuerto al hotel sin incidentes, y mirando como tontos por las ventanillas como si nunca hubiéramos salido de casa, llegamos al hotel sobre las 10 de la noche, después de aproximadamente una hora de trayecto. El hotel Shoreham tiene un aspecto poco atractivo desde el exterior, en una calle, la 55 de Manhattan, estrecha y que en ese momento, como casi toda la ciudad, estaba en obras. Pero la pequeña y acogedora recepción cambia esa primera impresión y, además, hablan español, así que sin problemas para comunicarnos. Dejamos las maletas en las habitaciones y Santiago y yo solos, ya que los demás están muy cansados o no les apetece, salimos a dar un paseo por los alrededores. Como traemos un buen plano de Manhattan, salimos primero a la Quinta Avenida y ya comienzan a aparecer las emociones contradictorias que nos acompañarán a lo largo de estos días: saber que nunca hemos estado allí, pero todo es conocido y desconocido a la vez, todo está descubierto y por descubrir y todo tiene sabor a aventura y a cotidianidad al mismo tiempo. Estamos a la altura de la Torre Trump, personaje muy famoso últimamente porque quizás sea el próximo presidente de los Estados Unidos y que puede hacer que George Bush hijo sea una hermanita de la caridad a su lado. La vista de la Quinta Avenida a esa hora es realmente preciosa. Unos metros más arriba Tiffany’s, y muy cerca, la tienda de Apple, Central Park y el Hotel Plaza. Ya es de noche pero la ciudad brilla como si fuera de día.

Bajamos por la Sexta Avenida (o Avenida de las Américas) y nos vamos encontrando con edificios altísimos, el hotel Hilton, a la izquierda, en la calle 54, detrás de nuestro hotel, el MOMA, un poco más abajo el Radio City Music Hall… Totalmente emocionados y subyugados por el espíritu neoyorquino, Santi y yo nos compramos un perrito caliente en uno de los miles de carritos que hay por toda la ciudad. Lo malo es que no inmortalizamos ese momento con una foto y mirad que hicimos miles. Seguimos bajando y de pronto, mirando hacia la derecha, vemos una luces que ya sabemos lo que significa: a unos cien metros, Times Square. Eso ya fue el remate. Rápidamente nos dirigimos allí y alucinamos con la luces de neón y los anuncios que habíamos visto miles de veces en las películas y en la televisión, sobre todo en la noche de fin de año.

DSC_0028.JPG

DSC_0052.JPGTodavía sin reponernos de la emoción, vamos regresando al hotel y pasamos por el Rockefeller Center y por la Catedral de San Patricio. En menos de dos horas habíamos visto muchas de las cosas que teníamos previsto ver. Hemos aprovechado muy bien el tiempo ya que el hotel, como se puede comprobar, tiene una ubicación inmejorable.

shoreham

PRIMER DÍA EN NUEVA YORK

No sé para qué se hace una planificación día a día un viaje si después apenas se cumple. Lo digo porque hay muchos factores que influyen para que cualquier pequeño incidente lo cambie todo. Cuando nos levantamos, a las siete de la mañana que hay que aprovechar el tiempo, comprobamos que está lloviendo. La vista desde la habitación es deprimente: un patio con los motores de calefacción y refrigeración. Y encima, con un color grisáceo en el cielo y unos goterones que deprimen todavía más. Después de las correspondientes abluciones matinales bajamos para decidir qué hacemos hoy. Lo primero, claro, desayunar, pero no en el hotel, sino en alguna cafetería cercana para ir conociendo el ambiente neoyorquino. Cerca está Astro (bar, cafetería, restaurante…) donde comienza nuestra experiencia gastronómica americana. La mayoría de nosotros pide café (un tazón que es rellenado casi de forma automática en cuanto comprueban que está vacío), huevos revueltos, tostadas, fruta… Hay que tomar fuerzas porque tememos que las jornadas pueden ser duras. Primeras propinas, que incrementan bastante la cuenta final. Al salir, sigue lloviendo con fuerza, así que desechamos la idea de acercarnos hasta el MET caminando por Central Park y cogemos nuestros primeros taxis amarillos (dos, porque somos siete y tenemos que repartirnos).

El Metropolitan es realmente espectacular y pasamos cuatro horas admirando parte de sus colecciones (semanas habría que estar dentro para verlo todo). Siempre me pasa lo mismo, cuando llevo tres o cuatro horas en un museo de estas características (me pasó en el Louvre, en la National Gallery, en el British o en el Prado) ya estoy saturado, cansado de estar de pie o de luchar con doscientos japoneses para ver cualquier cuadro o escultura. Prefiero ir dos o tres veces en días diferentes a tirarme un día entero dentro de un museo.

DSC_0577DSC_0600.JPG

DSC_0585.JPG

Cuando salimos sigue lloviendo, así que nos planteamos, esta vez, cambiar de servicio público y utilizar el autobús. Nos acercamos hasta Park Avenue y utilizamos gratis el autobús gracias a nuestra torpeza: no habíamos comprado previamente el billete, como es obligatorio allí, y el conductor, viendo que éramos unos pardillos, nos dejó subir sin cobrarnos. Llegamos hasta la Estación Central y después de una visita por un lugar que ha salido en numerosas películas y de hacernos unas fotos delante del edificio Chrysler, comemos muy bien en un pub cercano (donde televisaban, por cierto, el partido Bayern de Múnich-Atlético de Madrid). A continuación visitamos la Biblioteca Pública y subiendo por la Quinta, llegamos hasta el Rockefeller Center (Santiago se empeñó en entrar en la tienda de Lego y hacerse una foto) y entramos en la Catedral de San Patricio. Nos dio tiempo también a disfrutar con el ambiente de Times Square, que he visitado dos veces en menos de veinticuatro horas. El cuentakilómetros echaba humo, por lo que, al llegar bien entrada la noche al hotel, caímos destrozados en la cama. Primer día agotador pero contentos, porque esta ciudad no aburre nunca.

DSC_0627

DSC_0629

 DSC_0635DSC_0644DSC_0648DSC_0647

Un turista en Nueva York (II). Houston, tenemos un problema

“Las cosas de este mundo siempre te salen por donde menos te esperas. Precisamente por eso es interesante vivir.”

Haruki Murakami

“Lo esperado no sucede, es lo inesperado lo que acontece.”

Eurípides

HOUSTON.jpg

Estamos a 18 de abril y faltan exactamente dos semanas para comenzar nuestro viaje. He hecho una lista con dos columnas: las cosas que están hechas, que es la más numerosa, y las que nos faltan por hacer, sólo pequeños detalles, como comprar los candados TSA, tener en cuenta el roaming para las comunicaciones en Estados Unidos, ver cómo evoluciona el tiempo en Nueva York y las previsiones para las próximas semanas, calcular las maletas que necesitaremos por si hace falta comprar alguna, hacer una relación de las medicinas que nos tenemos que llevar, como por ejemplo analgésicos, pastillas para la hipertensión, pastillas para el colesterol, algo para la ansiedad del vuelo o para dormir por lo del jetlag, tiritas… (pensad en la edad de los viajeros, no os riáis).

La tarde del 18, lunes, voy a la reunión de Conocer Sevilla para una charla sobre rutas literarias: la ruta cervantina, la de Luis Cernuda o la de Antonio Machado, por ejemplo. Estoy apuntado desde enero y me gusta pertenecer al grupo, con su parte teórica los lunes, con presentaciones sobre diferentes aspectos de la arquitectura y el arte sevillanos, y las visitas y rutas los miércoles por la ciudad: iglesias, palacios, museos, calles, rincones… La charla dura aproximadamente una hora pero cuando falta poco para terminar comienzo a sentirme mal, con retortijones y ganas de vomitar. Aguanto hasta el final y le digo a mis amigos que me voy a casa en lugar de tomarme un café con pasteles o churros, que es lo que solemos hacer cuando terminamos. Nada más llegar a casa comienza un espectáculo que prefiero no describir y que dura toda la tarde y la noche, dejándome absolutamente debilitado. Por la mañana sólo soy capaz de tomarme un poco de líquido y me quedo en cama todo el día, sin ganas de hacer nada, ni leer ni ver la televisión. No enciendo ni el móvil ni el ordenador.

La mañana del día 20, un poco repuesto pero todavía muy débil y sin ganas de comer, me siento delante del ordenador para abrir el correo y leer las noticias de los periódicos digitales. Después de apenarme leyendo diversas informaciones sobre el terremoto de Ecuador y cabrearme con todos los partidos políticos por su incapacidad para ponerse de acuerdo y evitar unas nuevas elecciones, abro el correo. La vista se desliza por los veinte o veinticinco mensajes recibidos, y el corazón me da un vuelco cuando leo el asunto de uno recibido el día 18: “Cancelación viaje de reserva con ID Booking…”. Miedo me da abrirlo pero eso no va a solucionar ni evitar el posible desastre. Compruebo lo que me temía por el título: se ha cancelado el viaje de Sevilla a Madrid y si deseo encontrar un vuelo alternativo, debo contactar directamente con la aerolínea, en este caso Iberia, o bien, cancelar el viaje y solicitar el reembolso. Lo primero que hago es reenviar el correo a todos los que vamos a Nueva York, para que sean conscientes del problema.

A pesar de la debilidad, hablo con Rumbo (un 902, por supuesto) y les digo que yo he contratado el viaje con ellos, les he pagado y que deben ser ellos también, como es lógico, los que busquen la solución. Que si quieres arroz, Catalina. El empleado de turno, con un acento extranjero que no identifico, dice que pasará la queja al departamento responsable y que me llamarán lo antes posible. Después de esperar varias horas, cada vez más nervioso, vuelvo a llamar y la misma respuesta, ya se pondrán en contacto conmigo. Estamos a 20 de abril, y resulta que, después de dos meses, con todo ya reservado y faltando doce días para comenzar el viaje, todo está en el aire.

Como ni el cuerpo ni el ánimo están para tirar cohetes, llamo a mi amigo Juan Esteban y le pido (según luego me cuenta, con una voz que parecía de ultratumba) que siga él haciendo las gestiones, que yo no me encuentro capaz. Si habéis leído “El proceso” de Kafka, entenderéis lo que ocurrió en los siguientes diez días. Llamadas a Iberia y a Rumbo, correos electrónicos, promesas de que todo se se a arreglar, WhatsApp entre los miembros del grupo…, pero ninguna solución. Encima, nos dicen en Iberia que podrían cancelarse todos los vuelos contratados porque formaban parte de un paquete único.

Pero no terminan aquí las complicaciones. Quizás conozcáis la Ley de Pudder, una de las muchas variantes de las Leyes de Murphy: “Todo lo que empieza bien acaba mal y todo lo que empieza mal acaba peor”. No teníamos suficiente con el problema de los vuelos, pues señores, la madre de Manoli, con 92 años, se cae y se rompe la cadera el día 21. Seguimos para bingo. Ahora entra en juego la fortaleza de una persona de esa edad que se tiene que someter a una operación y a una posterior recuperación. La operan el viernes 22 y todo se desarrolla a la perfección, pero hay que ver cómo evoluciona en los próximos días. Menos mal que hemos contratado un seguro de cancelación, que contempla esta situación, pero sería una pena que Juan Esteban y Manoli no pudieran venir (todo eso contando con que se solventen los problemas de los vuelos, claro, porque  en ese caso no podría viajar ninguno de nosotros). A todo esto, me planteo otra opción: cancelar el viaje con Rumbo y buscar nuevos vuelos. Pero con menos de diez días de antelación es casi imposible encontrar ofertas para siete personas y en los días que nosotros queríamos. Lo que encuentro casi triplica lo que nos ha costado y no estamos dispuestos a pagarlo.

Se iba acercando el día 2 y teníamos dos frentes abiertos, uno que parecía que se iba solucionando y otro mucho más complicado. Pero, llegados a este punto, me doy cuenta de que estoy alargando mucho el post y voy a resumir, porque esto no es una novela de misterio ni yo soy Edgar Allan Poe. La madre de Manoli se recuperó de una manera que podría catalogarse de milagrosa y el día 30 de abril, o sea, cuando faltaban menos de 48 horas para comenzar nuestro viaje, después de la enésima bronca por teléfono y de llegar a amenazar con emprender acciones legales y solicitar daños y perjuicios, consigo hablar con alguien que tiene cierta responsabilidad en Rumbo y en diez minutos, sí, diez minutos, me soluciona el problema. Me ofrece un vuelo que sale de Sevilla a las 10,45 y llega a Madrid a las 13,15, manteniéndose el resto de los vuelos como estaba previsto en un principio. No me lo creí hasta que me llegó el correo de Rumbo y la confirmación telefónica de Iberia.

Atención, responsables de Rumbo o de cualquier otra agencia de viajes: procuren ser más profesionales y no jugar con el tiempo y las ilusiones de las personas. Han dado con un grupo educado y tranquilo, pero no siempre será así. Por la cabeza se nos pasó la idea de ocupar la sede de Rumbo o de prenderle fuego, para qué andarse con tonterías.

Así que ahora todo volvía a la normalidad y podíamos pensar en Nueva York sin que nos aparecieran fantasmas ni tuviéramos pesadillas. Comenzamos a preparar las maletas y a ir tachando cosas de la lista. Las Leyes de Murphy no se cumplieron y quizás se podría aplicar esa que dice que los gitanos no quieren buenos principios para sus hijos. Aunque me estoy adelantando a los acontecimientos, ya puedo avanzar que, exceptuando algunos pequeños inconvenientes, tanto el viaje como la estancia en Nueva York fueron un éxito.

(continuará)

Un turista en Nueva York (I). Preparando el viaje

NUEVA YORK, 
mujer, estatua de mujer
que alza en una mano un harapo llamado libertad,
una hoja de papel que llamamos historia,
mientras con la otra estrangula a una niña
cuyo nombre es Tierra.

ADONIS (Ali Áhmed Saíd Ésber)

La aurora de Nueva York tiene
cuatro columnas de cieno
y un huracán de negras palomas
que chapotean en las aguas podridas.

FEDERICO GARCÍA LORCA (Poeta en Nueva York)

 DSC_0722

Si hace unos años, no muchos, me hubieran preguntado qué país, lugar o ciudad me gustaría visitar, comenzaría seguramente por Bagdad,  Marrakech, Machu Pichu… o bien Borneo, Egipto, Nueva Zelanda o México, por ejemplo. Culturas muy diferentes, lugares exóticos o lejanos que desde siempre me han fascinado. Las circunstancias actuales han limitado mucho las posibilidades de viajar y, a no ser que uno sea muy intrépido o le gusten las emociones fuertes, los turistas normales y corrientes, como es mi caso, nos tenemos que conformar con ir a países y ciudades que nos ofrezcan cierta seguridad. París, Londres, Berlín, Roma, Estambul, la Toscana, la Selva Negra, Normandía son lugares que conozco en su mayor parte o pienso visitar dentro de poco.

Suelo viajar con la familia o con amigos, pero ni aquella ni estos tenemos espíritu aventurero, no nos gustan los lugares excesivamente solitarios o salvajes, tenemos cierto reparo a realizar turismo de naturaleza; nos atraen los museos, las catedrales, los restos arqueológicos, la arquitectura… Por eso, cuando nos planteamos realizar algún viaje, pensamos en zonas de España que no conocemos o ciudades o regiones europeas que ofrecen un rico patrimonio cultural. Unas veces con circuitos organizados o bien aprovechando las ventajas que actualmente ofrece Internet para buscar ofertas, hemos viajado por casi toda España y buena parte de Europa. Una de las últimas ciudades que nos habríamos planteado visitar era Nueva York. Quizás sea por el recelo a volar tantas horas, el poco dominio del idioma o la cierta aversión que en el fondo sentimos por el imperio americano, el caso es que era una las últimas opciones.

Pero cuando mi hijo Santiago nos dijo a Carmen, mi mujer, y a mí, que había pensado viajar a Nueva York en mayo, una pequeña luz se encendió en mi cerebro: ahora o nunca, pensé. Era una oportunidad que no podía dejar escapar. A Carmen le produce cierta aversión el viaje en avión, pero si iba su niño, seguro que ya no era un problema. Así que, tras una breve conversación con ella y con su consentimiento, se lo propuse a Santiago. Es un buen actor cuando quiere y esta era una buena ocasión para demostrarlo. Con la mejor de sus sonrisas nos dijo que no había ningún problema, que estaría encantado de viajar con nosotros, como había hecho muchas veces. El caso es que, sin consultárselo, también hablé con otras dos parejas de amigos con las que suelo viajar. Conocen a Santiago desde que nació, él se lleva muy bien con ellos y, total, donde viajan tres también pueden viajar siete, digo yo. Así que, antes de que Santi se diera cuenta, ya estaba yo empezando a informarme sobre vuelos, alojamiento, traslados de aeropuerto, excursiones y todo lo que conlleva un viaje de esas características. Estamos hablando de mediados de febrero y el viaje se iba a realizar a comienzos de mayo, así que había tiempo más que suficiente para organizarlo sin prisas.

PREPARANDO EL VIAJE

Preparando el viaje necesario qué embalar

Reconozco que disfruto preparando los viajes. Creo que eso le pasa a mucha gente, porque las expectativas suelen ser máximas y la imaginación juega un papel muy importante, sobre todo ahora que se pueden elegir con más libertad los medios de transporte o los hoteles (en el caso de los lugares la cosa se ha acotado bastante, sobre todo si queremos ir a determinados países de África o del Oriente Medio). Hace unos años había que limitarse a lo que te ofrecían las agencias de viajes, que solían organizar paquetes muy cerrados, con hoteles, tiempos e itinerarios excesivamente planificados y con poca capacidad de elección. Aunque no soy un viajero en el sentido habitual de la palabra, y casi nadie lo es en la actualidad, tampoco soy un turista típico (véanse las semejanzas y diferencias entre ambos en ¿Viajero o turista?). Me gusta planificar, organizar, prever en lo posible los problemas que me puedo encontrar, pero tampoco me desagradan las sorpresas, encontrar lugares y situaciones no previstas inicialmente. El viajero lo puede ser en la medida en que viaja solo o con muy pocas personas, que tengan similares perspectivas y objetivos y pueda disponer de mucho tiempo. Cuando un grupo de amigos planifica un viaje de diez o doce días o menos a un lugar que no conoce pero que es muy conocido por mucha gente, lo normal es basarse en las experiencias de los demás, dejarse aconsejar, evitar los problemas que otros han tenido y disfrutar de lo que han disfrutado. Así, que con estas premisas, comienza la preparación del viaje a Nueva York.

Una vez habíamos decidido que las fechas serían del 2 al 10 de mayo, empecé a buscar los vuelos, que es lo que más trabajo y problemas suele dar (ya veremos que así fue). Ahora es bastante fácil hacer la búsqueda ya que hay muchos portales que facilitan la labor: KAYAK, Scayscanner, Rumbo, lastminute, Atrapalo, Logitravel, etc. Al final me decidí por Rumbo porque ofrecía la mejor relación calidad/precio y los mejores horarios de vuelos (queríamos llegar relativamente temprano a Nueva York para aprovechar la primera tarde). La propuesta de Rumbo fue la siguiente: lunes día 2 de mayo Sevilla-Madrid en AVE por la mañana y vuelo Madrid-Nueva York que salía a las cinco de la tarde y llegaba al aeropuerto JFK a las siete de la tarde hora local, tras ocho horas de vuelo (primer escalofrío). El viaje de regreso se hacía el martes 10, saliendo del JFK a las 9,30 de la noche, llegada al aeropuerto de Londres-Heathrow a las 9,30 de la mañana del día 11 y salida del aeropuerto de Gatwick, tras una escala de 5,30 horas  a las 15,00 para llegar a Sevilla 18,45. Muchas horas de vuelo pero aprovechábamos muy bien tanto el día de llegada como el de salida. Rumbo nos confirmó todos estos detalles el 23 de febrero, es decir, quedaban más de dos meses para continuar organizando lo que faltaba.

Lo siguiente fue la búsqueda de alojamiento. Nuestra primera opción fue intentar encontrar un apartamento o piso con cuatro habitaciones y tres o cuatro cuartos de baño. Hay que tener en cuenta que íbamos tres matrimonios (de más de sesenta años, dato que es importante conocer para hacerse una idea de las necesidades) y un pico de 26 años, es decir, mi hijo Santiago. Santi tiene una versión diferente: que viajaba él, un chico joven, soltero y sin compromiso, con un pico o lastre de seis jubilados, dos de los cuales eran sus padres (la verdad es que dicho así y visto en perspectiva, no sé cómo tuvo valor para aceptar nuestra propuesta). Por cierto, si queréis tener otra versión de este viaje, no os perdáis su blog Kimochi.es. Os garantizo la diversión.

IMG-20160503-WA0041

Seguro que todos conocéis, sobre todo por los anuncios en televisión, portales con Trivago o Wimdu. También están airbnb, housetrip o homeaway, entre otros. Los primeros que vimos en Wimdu eran una auténtica maravilla: las fotos, la situación o el precio nos hacían pensar que alojarse en Nueva York, y concretamente en Manhattan, como queríamos, iba a ser una ganga. Por menos de 50 euros por persona y día nos ofrecían unos alojamientos de cine, habitaciones amplias y decoradas con un gusto exquisito, cuartos de baño de mármol y con jacuzzi algunos de ellos, buen emplazamiento… Después de consultarlo con mis compañeros de viaje, realicé la primera reserva. Pero cuando intenté confirmarla y hacer el pago, me encontré con la sorpresa de que el dueño del apartamento quería que lo hiciera no a través de Wimdu, sino de manera particular. Eso me hizo sospechar y me puse en contacto con la agencia, que me contestó rápidamente informándome de que ese piso no cumplía las condiciones que ellos exigían, es decir, que todo se realizara con su mediación. Así ocurrió varias veces hasta que, vistos los problemas, busqué en foros de viajes de Internet y comprobé que hay muchas estafas en el alquiler de apartamentos, sobre todo si se hace entre particulares, a no ser que se utilicen portales de intercambio de viviendas, como se informa en este artículo de El País: Intercambio mi casa para el verano (o para cualquier otra época del año).

Así que tras varios intentos fallidos, opté por buscar hoteles, también en Manhattan. Aunque los precios ya no eran los mismos, tampoco se disparaban demasiado. La búsqueda dio pronto resultados, a través del portal Venere, que tiene una gran variedad de alojamientos, es fácil de utilizar, muy intuitiva y me facilitó mucho las cosas. Al final encontré un hotel cuya relación calidad/precio/situación/amabilidad del personal/limpieza, etc. es difícilmente mejorable. Me refiero al Shoreham Hotel. Situado en la calle 55, entre la Quinta y la Sexta Avenida, está cerca de casi todo lo importante de Nueva York en Manhattan: Central Park, Times Square, Rockefeller Center, Catedral de San Patricio, MOMA (prácticamente al lado), MET…, cerca de estaciones de metro y de autobús. Puedes llegar andando a todos estos lugares. La primera impresión no es demasiado buena, ya que la entrada y la recepción son muy pequeñas, pero ese es el único, llamemos, inconveniente. Enfrente está el Peninsula Hotel, uno de los mejores de Nueva York y un poco más lejos el Plaza o el Hilton, así que si vuestro problema no es el dinero, ya sabéis, pero la situación no es mejor ni mucho menos. Y las habitaciones son amplias y cómodas, la limpieza es exquisita y la amabilidad tanto en la recepción como en el resto de las instalaciones es perfecta. Un auténtico descubrimiento. Para que os hagáis una idea, el precio por habitación y noche nos salió por 225 euros. Seguro que habrá hoteles y apartamentos más baratos, pero difícilmente reunirán todas las condiciones que he descrito. La confirmación del hotel me llegó el 19 de marzo, o sea, que mes y medio antes de salir ya teníamos prácticamente reservado lo más importante: vuelos y alojamiento.

Random hotel area

Ahora nos quedaba tiempo para que, de forma tranquila y relajada, nos informáramos de otros aspectos que, si los pasábamos por alto, podían estropearnos el viaje. Así que comencé a entrar en blogs de viajes, y aproveché la selección que cada año realiza el periódico El País: 25 blogs de viajes en español para 2016, y más en concreto, la entrada titulada 20 cosas que nunca haría en Nueva York. Otro blogs que me sirvieron, muy amenos y que contienen una gran cantidad de lugares para visitar, fotos, comentarios y, sobre todo, una serie de consejos prácticos sobre el viaje son Diario de un mentiroso y ¿Tienes planes hoy?

Por supuesto, también es imprescindible la Guía de Nueva York, excelente forma de conocer la ciudad, consejos, visitas, planificador personal para organizar las rutas favoritas y descargarlas en PDF, etc. y la página NuevaYork.net.

Después de todas estas lecturas caí en la cuenta de que todavía me quedaba mucho que hacer, así que paso a enumerar casi todo lo que debemos preparar:

Nuevo pasaporte

  • Tener el pasaporte en vigor y solicitar con antelación el ESTA , que es una autorización obligatoria para viajar a Estados Unidos. Hace unos años se necesitaba un visado, pero actualmente, tal y como se informa en la Embajada de los Estados Unidos, sólo se precisa la citada autorización.
  • Hacerse un seguro de viaje que cuesta, dependiendo de los días que se vaya a estar allí, entre 20 y 50 dólares. Hay que recordar que, fuera de la Unión Europea, la Seguridad Social no cubre los gastos médicos, y que en Estados Unidos la sanidad es muy cara. Es importante tener un seguro de cancelación del viaje, que se puede hacer cuando se reservan los billetes de avión, por si surge algún problema de última hora. Iati Seguros es uno de los más baratos.
  • Traslado del aeropuerto al hotel. Después de analizar varias opciones me decidí por Shuttlefare y no me arrepentí, pues el servicio fue muy bueno y relativamente económico, ya que siete personas con diez maletas en un monovolumen que nos llevó desde el JFK hasta el centro de Manhattan nos costó 130 dólares, lo que al cambio actual son unos 114 euros (o sea, 16 euros por persona). La salida de Nueva York camino del aeropuerto la contratamos en el mismo hotel y, para nuestra sorpresa, la hicimos en una limusina que nos costó todavía menos, 110 dólares (pero de esto hablaré más adelante). El traslado entre el aeropuerto de Heathrow y el de Gatwick lo contratamos con Great Britain Cars, que nos costó 103 euros, también en un monovolumen muy cómodo.

  • Comprar adaptadores para los enchufes. En Estados Unidos tanto la corriente eléctrica como los enchufes son diferentes a los europeos en general y a los españoles en particular. La corriente eléctrica es de 110-120 voltios y las clavijas son planas, así que es preciso comprarse un o varios adaptadores y, como consejo práctico y por si acaso, un ladrón o enchufe múltiple, ya que seguro que tendréis que recargar al mismo tiempo varios aparatos: móviles, tablets, batería de la cámara, etc.

  • Si vuestras maletas no tienen un candado TSA (que pueden ser abiertos con una llave maestra y que se identifican por un pequeño rombo rojo) podéis tener problemas si las facturáis. Si en la aduana de EEUU quieren revisar el equipaje y se encuentran con un candado diferente al TSA, no tienen ningún problema en romperlo y abrir la maleta, dejándote un cartel informándote de que fueron ellos. Así que, o bien le ponéis una brida de plástico o compráis ese modelo de candado. Se pueden encontrar por menos de 3 euros en IKEA o en Amazon.

  • Comprar la City Pass, una tarjeta que por 116 dólares (unos 100 euros) os permite acceder a 6 lugares que son muy conocidos y habitualmente visitados por los turistas, por un precio bastante inferior a si se compraran por separado. Si se va a estar una semana o diez días merece la pena:

Experiencia Empire State Building

Museo Americano de Historia Natural

Museo Metropolitano de Arte

Observatorio del Top of the Rock  O   Museo Guggenheim

Estatua de la Libertad e isla Ellis  O   Cruceros Circle Line

Memorial y Museo del 11S  O   Museo Intrepid del Mar, Aire y Espacio

  • Hay que tener en cuenta la diferencia de moneda y los tipos de cambio, que pueden incrementar considerablemente los gastos. Aconsejo hacerse con una tarjeta para sacar dinero de los cajeros sin que te cobren. La mayor parte de los bancos, tanto en España como fuera de ella, suelen cobrar comisiones tanto por retirar dinero en efectivo como por pagar con una tarjeta de crédito. Después de indagar y de entrar en numerosas páginas de Internet, como por ejemplo esta de Mejores tarjetas para usar en el extranjero sin comisiones, me decidí por la de EVO Banco. Como íbamos en grupo y la mayor parte de los gastos (comidas, transporte, excursiones, etc.), eran comunes, calculamos una cantidad por persona y me hicieron un ingreso. Y realmente no tuvimos ningún problema ni nos cobraron comisiones cuando pagamos y retiramos dinero en Nueva York.

En este punto hago mención a las propinas. En Nueva York es prácticamente obligatorio dejar propina en cafeterías, restaurantes, bares, taxis…, que según los casos está entre el 10% y el 20% del total. En muchos sitios nos encontramos que, al entrar en grupo, ya marcan la propina en la cuenta total, casi siempre del 18%. Si no, al entregarte la cuenta dejan un espacio para que tú indiques la cantidad. Si pagas con tarjeta la incluyen en el total. También puedes pagar con tarjeta el coste indicado y dejar la propina en efectivo, como quieras. Si queréis saber más sobre el tema pinchad en el enlace Las propinas en Nueva York.

También nos  planteamos sacar la tarjeta MetroCard, una tarjeta para usar con los transportes públicos, pero como  no estábamos seguros de si  íbamos a utilizarla con frecuencia, no la compramos.

Estando ya en Nueva York, y haciendo caso de lo que se contaba en los foros, reservamos el tour Contrastes de Nueva York (con Nueva York Metro Contrastes) y el viaje a Washington con Civitatis. Los dos fueron un completo éxito, aunque el segundo te deja con la miel en los labios, ya que son quince horas (te recogen a las seis de la mañana en el hotel y llegas a las nueve de la noche, con algo más de cuatro horas de viaje en cada sentido) y da poco tiempo para ver esta ciudad. Es importante que los guías sean amenos y estén preparados y ambos lo estaban.

Por último, nunca está de más consultar las Recomendaciones de viaje del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cómo evitar timos en Nueva York, que también me sirvieron para que evitar situaciones desagradables.

Con todo esto, más la experiencia de Clara, la hija de Juan Esteban y Manoli, una de las parejas que forman parte del grupo, que nos proporcionó un planning detallado día a día de lo que podíamos hacer, a falta de dos semanas para salir ya estaba casi todo hecho. Sólo faltaban pequeños detalles: qué ropa, siempre cómoda y adaptada al tiempo previsto (entrar en la página de Accuweather para ver el pronóstico del tiempo con antelación) y qué maletas llevar, hacerse con algún plano o guía de la ciudad, comprobar cámara de fotos y batería de repuesto y poco más. Todo estaba previsto y controlado, o eso parecía.

Pero comenzaron a surgir los problemas…

(continuará)