Un turista en Nueva York (IV). Vamos al grano

Vamos a ver, esto no es un ni un blog ni un libro de viajes, así que vamos a ir al grano y a dejarnos de rollos macabeos. Aunque ocho días en Nueva York dan para mucho y podría escribirse un libro de cientos de páginas con descripciones de calles, museos, parques o edificios, reflexiones sobre el poder del dinero en la ciudad más rica del mundo, improperios acerca del imperialismo yanqui y la soberbia norteamericana, etc., creo que tendría que centrarme más en determinadas experiencias o  anécdotas que pueden servir para futuros viajeros que no conocen esta ciudad y quieran visitarla próximamente.

Si James Joyce fue capaz de escribir una novela de más de 800 páginas sobre un día de junio de 1904 en Dublín, una ciudad pequeña, casi provinciana para los parámetros actuales, cuántos libros se podrían escribir sobre una ciudad en la que cada barrio, cada calle o cada edificio contiene cientos, miles de historias complejas y personas que proceden de los más diversos países y culturas. Así que los ocho días nos permitieron enriquecer nuestra experiencia y hacernos una idea de cómo se vive aquí y qué sitios merecen la pena. Me estoy enrollando otra vez. Al grano, José Manuel. A partir de ahora, y para terminar, no voy a ir día a día, sino que describiré lo más escuetamente posible aquello que más me gustó y lo que menos.

Museo Americano de Historia Natural. Desde el primer día Nueva York comenzó a desplegar todos sus encantos para conquistarnos y este Museo reconozco que nos conquistó. No pretendáis verlo todo en un día, porque es imposible. Nosotros nos centramos fundamentalmente en los dinosaurios, en las salas de meteoritos, minerales y gemas, en el salón de México y América Central y en el Planetario, pero hay muchísimo más.

DSC_0659

Memorial del 11 S. Al igual que el anterior, forma parte de las visitas que contiene la tarjeta City Pass. En un primer momento no era partidario de ir, me parecía que estos americanos, tan materialistas y prácticos, querían aprovecharse del dolor y de la rabia que produjeron los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 con el ataque a las torres gemelas. Pero no podemos cerrar los ojos a unos hechos que, queramos o no, cambiaron la historia. Ese dolor provocó una reacción brutal e injusta cuyas consecuencias todavía estamos padeciendo. Si ese día murieron más de tres mil personas inocentes, a partir de ese momento murieron y siguen muriendo cientos de miles de inocentes más y han sido desplazados varios millones. Por eso es importante conocer el comienzo de los hechos actuales, aunque la explicación que allí se da pueda parecer sesgada y partidista, sin profundizar en todo lo que la precedió.

DSC_0687.JPG

Visita a la Isla de Ellis y a la Estatua de la Libertad. Ir a Nueva York y no coger el ferry para ver la estatua de la Libertad y la Isla de Ellis es imperdonable. También entraba dentro de las actividades de la City Pass. Y como buenos turistas, cumplimos con el ritual y nos hicimos muchas fotos. Las vistas de la ciudad desde el ferry o desde las islas son preciosas. El museo de la Isla de Ellis es muy curioso y nos permite conocer la parte más importante de la historia de los Estados Unidos: la enorme diversidad de países de los que proceden sus actuales habitantes y cómo fueron capaces de integrarse a pesar de todas las diferencias de origen. Un ejemplo que podría servir para los actuales dirigentes y para aquellos que están en contra de cualquier tipo de inmigración o de acogida.

DSC_0721

DSC_0727DSC_0731

DSC_0758DSC_0772

Top of the Rock. Decidimos subir por la noche del día en que también visitamos la Estatua de la Libertad, la Isla de Ellis, el Distrito Financiero, la Bolsa de Nueva York y las compras en Century 21. No aconsejo tanta paliza porque os puedo asegurar que terminamos agotados. Pero estas vistas, sobre todo si son por la noche, son realmente extraordinarias. También se puede hacer entrando una hora antes de que anochezca y así podréis contemplar las luces cambiantes de una ciudad que, desde las alturas, es todavía más bonita.

DSC_0795DSC_0801

Comprar en el outlet Century 21. Cerca de la zona 0 del Worl Trade Center se encuentra la tienda Century 21. Aquellos y aquellas que quieran encontrar ropa de marcas conocidas o no tan conocidas a muy buenos precios, deben reservar unas horas para hacer compras, siempre que os quede algún hueco en las maletas.

Museo Guggenheim. No sé si fue por la lluvia y el frío que pasamos esperando para entrar o porque muchas de las salas estaban cerradas al público ese día porque estaban preparando una exposición (encima su famosa espiral tampoco se podía visitar), el caso es que este museo fue una de las mayores decepciones que nos llevamos en nuestra visita a Nueva York. De todas formas, reconozco que los Kandinsky, Picasso, Van Gogh o Cézanne  que posee este museo merecen una visita.

El MOMA. Amigos míos, esto es otra historia y aquí sí que hay que quitarse el sombrero. El Museo de Arte Moderno de Nueva York es uno de los mejores museos que he visitado. Además, el viernes por la tarde es gratis. Hay que hacer una pequeña cola pero tampoco hay que esperar demasiado. Solamente por ver Las señoritas de Aviñón, de Picasso o La noche estrellada, de Van Gogh, merece la pena la visita. Pero es que hay más, muchísimo más. Este museo sí que es imprescindible.

DSC_0829DSC_0832DSC_0830DSC_0844

Un paseo por Manhattan y subida al Empire State. La ventaja de estar alojado en un hotel bien situado es que muchas veces no vas a necesitar coger transporte. Uno de los días, creo que fue el domingo, nos dedicamos a recorrer a pie nuestro barrio, Manhattan. Desde la calle 55 fuimos bajando por la Quinta Avenida admirando los edificios y las tiendas. Teníamos pensado subir al Empire State temprano, pero había niebla y ni siquiera se veía la parte superior del edificio, así que, después de hacernos unas fotos en el vestíbulo, seguimos bajando hasta encontrarnos con el cruce entre la Quinta y Broadway, donde se encuentra el famoso edificio Flatiron, también conocido como La Plancha, por su peculiar forma. Poco a poco se fue despejando el día y nos decidimos a subir al Empire State. Es otra de las visitas imprescindibles. Pocas vistas pueden ser tan famosas y espectaculares como las que se ven desde lo alto de este edificio. Tened en cuenta que, dependiendo de la hora, puede haber mucha gente esperando para subir, lo mismo que en el Top of the Rock, así que tendréis que ir con la suficiente antelación para que no os encontréis con la sorpresa de que tengáis que esperar varias horas hasta que os toque. Después de más de una hora arriba, varias decenas de fotos y la comida, el grupo se dividió. Carmen, Santiago y yo seguimos andando hasta llegar a la High Line, una antigua vía de tren elevada que se ha convertido en un paseo paralelo al río Hudson de algo más de dos kilómetros de longitud. Nosotros recorrimos un kilómetro aproximadamente y después de tomarnos un café en una de las muchas cafeterías que salpican la vía nos bajamos muy cerca del mercado de Chelsea, un mercado urbano reconvertido, con tiendas de todo tipo: de comida, cafeterías, ropa, recuerdos, supermercados… Visita muy recomendable.

Muy cerca está un barrio muy conocido de Nueva York, porque sale en numerosas películas y series: el Greenwich Village, una de las zonas más exclusivas para vivir de Nueva York. Pasear por sus calles, de casas de dos o tres plantas, con muchas flores y árboles en las aceras, es una delicia. Después de otro paseo, llegamos hasta la Sexta Avenida, la Avenida de las Américas y allí, sin tener que esperar casi nada, cogimos un taxi, que nos acercó hasta nuestro hotel en poco más de diez minutos. Si es fin de semana, viajar en taxi es relativamente barato porque hay poco tráfico y se llega rápidamente a cualquier sitio de Manhattan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s