¿Correr es de cobardes?

“Yo no corro míster, porque correr es de cobardes”, es una frase mítica del jugador bético Rogelio dirigida a su entrenador Iriondo en los años 70, cuando éste, en un entrenamiento, le pidió que corriera más. Es una de las frases que muchos sedentarios, los que suelen ver los toros desde la barrera y cuyo único deporte suele consistir en levantar el brazo para llevarse la cerveza a la boca o acercarse a comprar el pan a Polvillo, acostumbran a decir cuando ven a algún amigo, compañero o vecino en pantalón corto y camiseta corriendo por calles y parques. A mí me lo dijeron muchas veces, sobre todo cuando empecé a correr a comienzos de los 80, porque no había demasiados corredores (runners se dice ahora) ni tantos gimnasios como hay hoy en día. Ahora ya no tiene ningún mérito participar en carreras populares, apuntarse a un gimnasio para machacarse, ponerse un chándal para andar algunos kilómetros…

Corría el año 1980 cuando… No, espera, no puedo empezar así porque a continuación voy a decir que a finales de agosto llegué a Sevilla y comencé a correr en el mes de septiembre, por lo que voy a caer en una repetición del verbo correr que no va a ser, precisamente, una figura literaria. Aunque, pensándolo bien, si añado unas frases más quizás no quede tan mal. Veamos:

“Corría el año 1980, concretamente finales de agosto, cuando llegué a Sevilla procedente de la verde Galicia, de la alegre Coruña, ciudad en la que nadie es forastero. Después de pasar un par de noches en un hostal cuyo nombre prefiero no recordar, me instalé en el piso que fue mi vivienda durante dieciséis años. No contaré ahora las vicisitudes y los hechos que sucedieron en las siguientes semanas, eso lo dejaré para mejor ocasión. Lo que sí puedo asegurar es que los primeros meses fueron digamos que algo deprimentes, pues vivir solo, en un piso prácticamente sin muebles, sin teléfono, con una cama plegable, una mesa, cuatro sillas y una pequeña cocina de camping gas (hasta que pusieron los muebles de cocina habría de pasar casi un semestre), fue una experiencia, cómo podríamos decir sin caer en la exageración, indescriptible. Menos mal que los fines de semana podía ver a Carmen, que en aquella época trabajaba en Aroche, y las penas desaparecían. Pero las semanas se hacían interminables. Así que dedicaba mi tiempo libre a preparar clases, corregir y, aquí entramos ya en el núcleo de la cuestión, a correr. Pero eran carreras sin técnica, sin material adecuado, sin planificar. Diez o quince minutos diarios, como mucho. Así pasó el tiempo. Abreviando, que es gerundio. Me casé, tuve mi primera hija, Carmen también, y en el año 1985 se celebró la primera maratón de Sevilla. Unos meses antes me había planteado la posibilidad de correrla, pero cuando hice un test e intenté correr una hora, casi me muero. Así que sólo pude asistir como espectador y eso fue lo que provocó en mí un deseo profundo de correr la maratón al año siguiente. Me emocionaba y asombraba al mismo tiempo la capacidad de sufrimiento de personas mucho mayores que yo, casi ancianos, hombres y mujeres, que pasaban delante de mí, unos corriendo y otros andando, con cara de sufrimiento, pero sin abandonar. Yo todavía no había cumplido treinta años y me avergonzaba de no haber sido capaz de intentarlo.

Así que me compré una pequeña equipación en la que sobresalían unas zapatillas Joma, un libro que creo recordar que se titulaba ¡Vamos a correr!, que he buscado en casa y no lo encuentro y poco a poco fui incrementando las distancias y mejorando el tiempo. Pero lo que más me ayudó fue la coincidencia con otros corredores que también estaban preparando la maratón y formamos un grupo de unas seis o siete personas que, aunque animosas, no teníamos grandes dotes atléticas”.

Como habéis podido comprobar, he evitado la reiteración pero creo que he metido un buen rollo. No quiero extenderme demasiado, por lo que iré al grano. Corrí cuatro maratones seguidas, rebajando considerablemente el tiempo de las anteriores, hasta llegar al año 1989, en que me había propuesto bajar de las tres horas. Hacía un par de meses que había corrido la media maratón Sevilla-Los Palacios en una hora y veinticinco minutos, es decir, a poco más de cuatro minutos el kilómetro. Pasé por el punto intermedio de la maratón en una hora y veintisiete minutos, un tiempo excelente y que me hacía pensar en que sí iba a ser capaz de lograr bajar de las tres horas, pero un pinchazo en la pierna derecha en el kilómetro treinta y uno me obligó a bajar mucho el ritmo y terminé la carrera en tres horas y once minutos. A partir de esa carrera ya nada fue igual. Yo estaba a punto de cumplir treinta y cuatro años, una edad muy buena para correr muchas maratones más, pero comenzaron las lesiones, los dolores articulares, la falta de tiempo porque nació mi hijo Santiago y con dos hijos pequeños era complicado compaginar trabajo, cuidado de hijos, entrenamientos largos, etc. Continué participando en carreras populares de diez o doce klómetros (sigo corriendo habitualmente la carrera nocturna del Guadalquivir a finales de septiembre), salgo a correr un par de veces a la semana durante una hora u hora y cuarto, es decir, me mantengo porque una vez que uno se acostumbra al placer que provocan las endorfinas cuando se corre y la felicidad que proporcionan, ya no se puede prescindir de esa droga.

No, correr no es de cobardes, sino de personas que buscan la felicidad, el placer de dominar el propio cuerpo, estar en contacto con la naturaleza, el orgullo de alcanzar un objetivo o encontrar la solidaridad de personas que corren contigo y que te animan, que se paran para ayudarte… No es necesario machacarse, correr al límite, agotarse física y mentalmente. Pero hay un término medio entre eso y ser un sedentario.

Si el próximo domingo diecinueve de febrero estáis en Sevilla, no dudéis en salir a las calles y animar a los que dedican parte de su tiempo libre a entrenarse y correr la maratón. Os puedo asegurar, por propia experiencia, que ver a la gente animando y aplaudiendo al paso de los corredores hace que el esfuerzo sea mucho más llevadero. Yo ya no corro la maratón, pero nunca me pierdo esta cita.

Maratón de Sevilla. 19 de febrero de 2017

Y a continuación un recuerdo de mis participaciones.

Maratón de Sevilla. Año 1986

maraton1-foto

maraton1-cert

Maratón de Sevilla. Año 1987

maraton2-foto

maraton2-cert

Maratón de Sevilla. Año 1988

maraton3-foto

maraton3-cert

Maratón de Sevilla. Año 1989

maraton4-foto

maraton4-cert

Media Maratón Sevilla-Los Palacios. Diciembre de 1988

media2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s