El Caminito del Rey y Abengoa

Si hace algún tiempo me hubieran propuesto establecer una conexión entre el Caminito del Rey y la empresa Abengoa, lo único que se me habría ocurrido es que esta última hubiera participado en la rehabilitación de este camino mediante alguna empresa subcontratada. El pasado viernes 3 de noviembre tuve la oportunidad de recorrer esa senda peatonal construida en las paredes del Desfiladero de los Gaitanes, una garganta de unos tres kilómetros de longitud abierta por el río Guadalhorce en el lugar conocido por el Chorro. Ese paseo es una experiencia extraordinaria porque se puede contemplar de una manera fehaciente cómo el ser humano ha sido capaz de aprovechar los recursos que ofrece la naturaleza respetándola. El paisaje es realmente espectacular, en momentos llega a sobrecoger, como también es espectacular el esfuerzo que ha supuesto la construcción de las presas, el ferrocarril que recorre el desfiladero y, en último término, la pasarela que nos permite contemplar sin apenas sensación de peligro ese lugar único.

20171103_114859

20171103_115036

20171103_121942

Hay que tener en cuenta que, aunque el recorrido por las pasarelas son unos tres kilómetros, el total supone casi ocho kilómetros, ya que como el camino es lineal y no se puede volver atrás, hay que sumar la distancia entre el aparcamiento donde se deja el coche y el control de entrada y los más de dos kilómetros de tramo final hasta la estación de tren de El Chorro, donde hay que tomar un autobús que te devolverá al lugar donde se aparcó el coche.

Pero volvamos a la relación entre el Caminito del Rey y Abengoa. Cuando llegamos a la zona de recepción de visitantes, nos entregaron un intercomunicador para escuchar las explicaciones de la guía y un casco que es obligatorio colocarse, como en las obras. Antes de comenzar el recorrido la guía nos puso en antecedentes, explicándonos el entorno natural y paisajístico, las grandes obras de construcción de presas y ferrocarril y la historia de la pasarela conocida como Caminito del Rey. No me voy a extender en estas explicaciones que se pueden encontrar en los enlaces que he ido colocando a largo del texto, aunque sí comentaré que la pasarela primitiva se construyó entre 1901 y 1905 fundamentalmente por marineros reconvertidos en albañiles, ya que estaban acostumbrados a subir y bajar por las cuerdas de los barcos y para poder realizar las obras era imprescindible colgarse de las paredes del desfiladero.

El caso es que el responsable de la construcción del Caminito del Rey, así como de la central hidroeléctrica del Guadalhorce y del Pantano del Chorro fue el ingeniero Rafael Benjumea y Burínque aunque nació en Sevilla, desarrolló su vida profesional en Málaga. Como ingeniero se ganó el reconocimiento de sus paisanos y también del rey Alfonso XIII, que le nombró ministro de Fomento. Tuvo también una destacada carrera política, llevando a cabo numerosos proyectos como el trazado, reparación y mantenimiento de las carreteras españolas y la creación de las Confederaciones Hidrográficas. Se exilió en Argentina durante la Segunda República y regresó a España en el año 1947, siendo nombrado por Franco presidente del consejo de administración de RENFE. Falleció en Málaga en 1952.

Rafael Benjumea Burín. Foto::Commons

Un sobrino de Rafael Benjumea, el ingeniero Javier Benjumea Puigcerver (hijo de Javier Benjumea Burín) fundó en Sevilla, en el año 1941, junto con otro ingeniero, José Manuel Abaurre, la empresa Abengoa.

x Javier Benjumea Puigcerver

Ya tenemos explicada la relación entre el Caminito del Rey y Abengoa, pero es preciso añadir algunos detalles relevantes. En primer lugar, la gran influencia política de los Benjumea, una familia de la alta burguesía sevillana, que desde comienzos del siglo XX ocuparon puestos relevantes en tres regímenes diferentes a lo largo de toda la mitad de ese siglo, la monarquía de Alfonso XIII, la dictadura de Primo de Rivera y la dictadura del General Franco: Rafael Benjumea Burín y Joaquín Benjumea Burín fueron ministros con Primo de Rivera y con Franco, respectivamente.

En segundo lugar, la gran labor del ingeniero Javier Benjumea Puigcerver al frente de Abengoa que, en sesenta años se convirtió en una de las mayores y mejores empresas andaluzas y españolas, hasta tal punto que, en 2001 controlaba más de sesenta sociedades en España y cuarenta en el extranjero repartidas en cuatro continentes. En el año 1991 le sucedió su hijo Felipe Benjumea Llorente y la empresa siguió creciendo y diversificándose, dedicando gran parte de su negocio empresarial a las energías renovables. Pero en los últimos años, la mala gestión la llevó a anunciar en el año 2015 preconcurso de acreedores y en la actualidad las perspectivas no son muy favorables.

Resultado de imagen de felipe benjumea

Para concluir, un detalle curioso. La caída de Abengoa en el año 2015 coincide con la inauguración ese mismo año del rehabilitado Caminito del Rey, que es visitado diariamente por cientos de personas y que se ha convertido en un núcleo de atracción turística y un ejemplo de conservación del medio ambiente. ¿Casualidad? ¿Se cierra el círculo de los Benjumea?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s