Queridos Melchor y Gaspar Black Friday

Dos cosas. Primero, no me olvido de Baltasar, no. Me cae simpático, suele ser el preferido de los niños y también de mi familia, pero tiene cada vez más complicada la cosa esa de atravesar el Mediterráneo si no vas en crucero o en un yate de superlujo. Salvini ya no está en Italia, aunque ahora Berlusconi, que es incombustible, se ha sacado de la manga, como buen prestidigitador que es, la idea de crear un ejército europeo que reciba a cañonazos a aquellos que se atrevan a asomar la cabeza de manera ilegal a la vieja Europa. Como a Italia no tenéis que ir, que allí os hace la competencia la buena y anciana bruja Befana, no tendréis problema.  Pero aquí ha llegado Vox, que tampoco es moco de pavo. Y en este momento es cuando, para seguir con la tradición iniciada por mi hijo Santiago de añadir expresiones de este tipo para así alargar los textos y tener que romperse menos la cabeza, viene la explicación del origen de esta expresión tan castellana:

Se emplea la expresión “no es moco de pavo” para indicar que algo tiene más valor o trascendencia de la que parece. Habitualmente se utiliza para hacer hincapié en el valor de algo que otra persona no tiene en cuenta.

Se dice que el origen de este modismo proviene de la España del siglo XVI, cuando era común y extendido el uso de relojes de bolsillo, que los rufianes se dedicaban a robar. Para robarlos más fácilmente, los ladrones separaban la esfera del reloj de la cadena a la que iban sujetos, que estaba a su vez fijada a un botón en las ropas de sus víctimas. La cadena quedaba entonces colgando, pero sin reloj. Estos ladrones llamaban “pavo” a sus víctimas, siendo el “moco” la cadena sin valor que dejaban colgando de sus ropas, haciendo alusión a la membrana flácida que posee el mencionado animal sobre su pico. Una vez robado, la cadena era “moco de pavo”, es decir, algo que colgaba sin valor. De ahí que cuando se dice que algo “no es moco de pavo”, quiere decir que no se trata de algo sin valor, sino de algo importante (explicación sacada del periódico Las Provincias).

Segundo. Lo del apellido Black Friday es por el tema de la crisis que se avecina y que, según todos los astrólogos y comentaristas políticos de la Cope, Okdiario, PeriodistaDigital y similares, está a la vuelta de la esquina. Sobre todo, si Pedro y Pablo consiguen formar gobierno con el apoyo de independentistas y demás ralea, según los mencionados diarios, y los Eres de Andalucía no lo impiden. Así que habrá que aprovechar que nos hemos vuelto locos con estos inventos americanos, pero que, si sirven para ahorrar, bienvenidos sean. A vosotros os vendrá bien, ya que la realeza está de capa caída (aquí no me extenderé en explicar de dónde viene esta expresión también muy castiza, porque proviene de la tauromaquia y a mí, la verdad sea dicha, no me atrae ese llamado arte), véase si no el annus horribilis de la casa real inglesa, y tendréis que ahorrar para la jubilación que, según se pronostica, cada vez será más precaria.

OS RECUERDO que el tema político lo lleváis muy mal, a pesar de que hace tiempo que os lo pido: seguimos igual, yo diría peor, que hace un año. Ni más gobierno ni menos independentismo y, por supuesto, mucho más Vox. Así que me dirigiré en este tema a la Bruja Befana, a San Nicolás o a Papá Noel (no, a este no, que es de la Coca-Cola). Por si acaso esta vez  queréis trabajar en ese tema sólo os pido una cosa: que no haya nuevas elecciones, por favor. Porque si no, Vox será el partido más votado y Abascal el nuevo presidente. Así que no os arriendo las ganancias: sois inmigrantes que venís de Asia, pasáis por África y cruzáis el estrecho en compañía de un negro. Milagro sería que Abascal no se uniera con Berlusconi y os fusilaran ipso facto, sin juicio ni nada.

Por tanto, pediré lo de siempre: salud, mucho amor y buenos trabajos para mis hijos, aunque Santiago no se puede quejar, así que a él dejadlo estar como está en lo del trabajo y presentadle a una muchacha que le convenga; a Carmen, lo de siempre, que tampoco ayudáis demasiado en este tema: o le buscáis un novio que la quiera mucho, rico, joven y guapo (si no puede ser todo, por lo menos las dos primera características), que apruebe las oposiciones y un buen trabajo (esto último seguramente vendría aparejado con lo de las oposiciones, pero si hay una alternativa mejor, no lo dudéis, un buen trabajo, que le guste, se gane mucho y sea de por vida).

Para mí, lo de siempre: libros para leer y una buena librería donde colocarlos, que ya apenas tengo sitio. Libros que me gustaría leer: el ganador y el finalista del Premio Planeta, o sea, Terra Alta, de Javier Cercas y Alegría, de Manuel Vilas. Son dos de los escritores actuales que más me gustan. Tampoco me importaría el último de Dolores Redondo, La cara norte del corazón, que es la precuela de la trilogía del Baztán que tanto me gustó, o Malaherba, de Manuel Jabois. Pero creo que son muchos libros, así que habrá que dejar alguno para el santo, el cumpleaños o el día del libro.

Me despido con un deseo que hago extensivo a todo el mundo: sed felices, aunque vosotros lo tenéis fácil porque siempre es más feliz quien hace feliz a los demás.

Resultado de imagen de reyes magos y black friday

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s