Diario del coronavirus (IX). Diez últimos días de mayo

El final de mayo parece una película de terror o de arte y ensayo, no puedo definirme. Aunque parece que estamos siendo capaces de controlar la pandemia (a pesar de los saltos adelante y atrás, de los bailes en las cifras debido a los continuos cambios de criterio en la contabilización de muertes y de contagios), la política y la economía van por otro lado. Los políticos deben de ser una raza especial (esto no es políticamente correcto, ya que sólo hay una raza, pero es para que se pueda entender) puesto que no les afecta la realidad, el enorme sufrimiento que padece la ciudadanía. En lugar de dedicar el cien por cien de su tiempo y de su esfuerzo en encontrar soluciones y remedios para salir lo mejor posible de esta situación, ellos se dedican a insultar, a lanzar exabruptos, a poner zancadillas, a mentir o a decir medias verdades, a ocultar su ineptitud que es, en definitiva, lo que están demostrando. Los ciudadanos estamos esperando de los partidos que critican al Gobierno que expliquen a las claras qué y cuándo habrían hecho ellos en su lugar y cuáles son las propuestas, las alternativas que tienen de cara al futuro. Pero a lo único que se dedican es a realizar una crítica vacía de contenido, porque, casi con toda seguridad, no saben qué hacer. No nos merecemos esto. Y luego querrán que los ciudadanos actuemos con responsabilidad. A final de mes Pedro Sánchez logra convencer a PNV y a ERC de que se abstengan o voten a favor de la prórroga del Estado de Alarma. A este hombre hay que reconocerle una gran capacidad para salir de situaciones difíciles.

En cuanto a la crónica de lo sucedido estos días, primero fue el pacto entre PSOE, Podemos y Bildu, sin decir nada a otros partidos que apoyan al Gobierno (PNV, por ejemplo, ahora que Euskadi está a las puertas de unas elecciones); después a Marlaska se le ocurre montar un pollo con la destitución o la dimisión por simpatía de la cúpula de la Guardia Civil, dando explicaciones no demasiado convincentes. Más adelante la sesión de control del Gobierno que pasará por ser una de las más bochornosas y lamentables de nuestra democracia. Item más, la cascada de cierres totales o parciales de empresas que llevan al paro a miles de trabajadores (Alcoa, Nissan, Ryanair). Pero los políticos, a lo suyo. Menos mal que el Gobierno ha puesto un poco de cordura y ha aprobado el ingreso mínimo vital para aquellas familias más desprotegidas y que peor lo están pasando durante esta pandemia. La medida aliviará la situación de unas 850.000 familias.

Fuera de nuestros países la pandemia sigue fuera de control en muchas zonas, sobre todo en América, además de repuntes en el sudeste asiático. En Estados Unidos, por si fuera poco lo que tienen encima, un policía mata a un hombre negro, George Floyd, en Minneapolis poniéndole una rodilla en el cuello y asfixiándolo. Altercados y saqueos en muchos lugares del país y Trump, como siempre, echando gasolina al fuego con sus tuits.

22 de mayo de 2020

Las estadísticas de la pandemia en España vuelven a la senda de los fuertes descensos en vísperas de que el Gobierno avance en la desescalada. Pero las cifras conocidas este jueves, en realidad, no valen de mucho porque Cataluña no notificó sus casos, distorsionando toda la estadística nacional en un momento clave en el que Sanidad esperaba conocer el estado real de esa comunidad y del resto del país. Así las cosas, y a falta de los datos de la Govern, los decesos en las últimas horas fueron 48. Hay que remontarse al jueves 12 de marzo, dos días del confinamiento del país para encontrar una cifra menor.

Se confirma que Madrid y Barcelona pasan a la Fase 1 de la desescalada. Coincidiendo con ello, ambas zonas reportan positivos no contabilizados antes.

23 de mayo de 2020

Pedro Sánchez, presidente del gobierno, afirma que se permitirá el turismo extranjero a partir de julio. Se aprueba el ingreso mínimo vital. Se desarrollan manifestaciones en coche contra la gestión del gobierno, convocadas por el partido Vox.
Llevamos ya varios días con mucho calor. ¿Se hará realidad aquella previsión que pronosticaba que el calor casi acabará con el Covid-19? Eso se verá en una o dos semanas, sobre todo en las provincias en las que el calor aprieta como si estuviéramos en pleno verano.

24 de mayo de 2020

Muchas CCAA exigen no premiar a Bildu y ERC en la reconstrucción y, además, esperan salir del estado de alarma en pocos días. Por otro lado, tras las últimas propuestas del Gobierno, se espera que la sanidad primaria, el primer muro contra el Covid-19, sufra un colapso cuando venga un segundo brote.

25 de mayo de 2020

Sanidad rectifica la cifra total de fallecidos: elimina casi 2000 y sitúa el número de muertos en 26.834. En las últimas 24 horas se han producido 132 nuevos contagios, una cifra que muestra un claro descenso en la curva. Con esos datos, el número total de contagiados desde que comenzó el recuento es de 235.400 casos confirmados de Covid-19, de los que 122.439 pacientes han sido hospitalizados.

La vía sueca contra el coronavirus, que no acertó demasiado en la lucha contra la pandemia, tampoco acierta en lo económico: la caída del PIB puede llegar al 10% y la tasa de desempleo podría alcanzar el 13%. No es un consuelo, pero se puede comprobar que ninguna de las recetas que se han puesto en practica en Europa es totalmente eficaz. Quizás los casos de Grecia o de Portugal sean una excepción.
Otro lío a la vista: El Ministro de Interior, Marlaska, cesa al jefe de la Guardia Civil en Madrid que investigaba la marcha del 8M por “perdida de confianza”. PP, Ciudadanos y Vox se frotan las manos y ya piden la comparecencia del ministro en el Congreso. La juez cita a declarar como imputado al delegado del Gobierno en Madrid por la marcha del 8M.

26 de mayo de 2020

El lío de Marlaska va en aumento. Ahora dimite el número dos de la Guardia Civil tras el cese de Pérez de los Cobos. El informe que ha causado todo el jaleo, el que se envió a la jueza sin antes ser visto por Marlaska, asegura que el Gobierno era consciente del peligro que suponían las manifestaciones. Dicha juez del 8M envía un escrito a Interior para advertir de que la Guardia Civil sólo debe informarle a ella. La oposición está frotándose las manos. ¿Habrá dimisiones en el Gobierno? ¿Llegará Pedro Sánchez a comerse el turrón en Navidad? No quiero ni pensar que se celebren pronto nuevas elecciones. Después de lo que estamos pasando, el cuerpo no está para estos trotes.

Por otro lado, existen muchas dudas sobre cómo se contabilizan los contagios y las muertes. Se han producido muchos cambios de criterio y esto deja perpleja a la ciudadanía, a los expertos, a los medios de comunicación. Si hace unos días se había elevado la cifra de contagios y de muertos, debido, según parece, a problemas con la contabilización de Cataluña, ahora ha sido al revés: de una tacada han “desaparecido” casi dos mil muertos. Esta situación está deteriorando la figura de Fernando Simón, que es cuestionado en muchas instancias. Y también en determinados países, que ven con suspicacia lo que aquí ocurre y pueden poner trabas a que sus ciudadanos hagan turismo en nuestro país.

27 de mayo de 2020

El comienzo de los diez días de luto decretados por el Gobierno no podía empezar de peor manera. El Congreso de los Diputados vive en una realidad paralela, cada vez más alejado de los problemas reales de los ciudadanos. No importan los muertos, los contagios, el abismo del paro galopante, de la desaparición de empresas. Sólo importa, ahora, las destituciones en la Guardia Civil, como si en ello nos fuera la vida. Con esta oposición, el PSOE no tendrá problemas para mantenerse en el poder, porque los ciudadanos ven a un Gobierno que, aunque con fallos y errores, está intentando buscar salidas, aunque algunos piensen lo contrario. Lo vivido hoy en la sesión de control al Gobierno, con los ataques a Marlaska, los insultos de Álvarez de Toledo a Pablo Iglesias (“usted es el hijo de un terrorista”), las intervenciones de Teodoro García Egea y de Vox… Siento vergüenza por lo que estamos presenciando. No nos merecemos a unos políticos que están dando un ejemplo tan lamentable. ¿Dónde están las propuestas para intentar levantar el país? ¿Qué hay de la famosa Comisión de Reconstrucción? El hemiciclo se parece cada vez más a un circo, pero no al de leones, payasos y acróbatas, sino al circo romano, con gladiadores que esperan degollar al contrario.

Mientras tanto el baile de cifras y los cambios de criterio en la contabilización de muertes y contagios impide que se pueda hacer, o que yo pueda hacer, un análisis estadístico. La curva se ha convertido en una montaña rusa, en la que aparecen y desaparecen contagiados y fallecidos como si asistiéramos a un espectáculo de magia. El Gobierno ha aprobado ya cinco formas diferentes de contabilizar los casos en el estado de alarma. Según se explica desde el Ministerio de Sanidad, lo que se persigue es utilizar indicadores cada vez más cualitativos y fiables. Será eso. Pero Sanidad vuelve a corregir la cifra total y la sitúa 27.118 fallecidos, 39 en la última semana. Por otro lado, la actualización del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo), dependiente del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), ha aflorado 13.250 decesos que aún no se habían incluido hasta ahora por los retrasos en los registros civiles durante los peores momentos de la pandemia., lo que es un dato preocupante y quizás nos acerque a la cifra real de muertes, unas 43.000 debidas, de forma directa o indirecta, al Covid-19.

28 de mayo de 2020

Nissan cierra su planta de Barcelona, casi 3.000 puestos directos a la calle y muchos más indirectos también afectados. Alcoa, fábrica de aluminio en el norte de Lugo, también anuncia un cierre parcial, con 500 despidos, Ryanair recortará plantilla y sueldos en España… Noticias desalentadoras que muestran el problema más importante, después del sanitario, que tenemos en nuestro país: la desaparición de empleos y el enorme incremento de parados.

Sanidad notifica un muerto más que ayer y 38 fallecidos en la última semana. Con la continua revisión de datos, las cifras diarias están dando saltos. Resumiendo: afectados desde que estalló la pandemia, 237.906; fallecidos, 27.119 y el número de curados, 150.376.

Hoy prefiero no informar nada sobre política. He enviado metafóricamente (qué más quisiera yo que poderlo hacer en realidad) a los políticos al rincón de pensar, aunque esta debe ser una actividad a la que no están acostumbrados.

29 de mayo de 2020

El Consejo de Ministros de hoy ha aprobado el ingreso mínimo vital para 850.000 hogares en extrema pobreza, agravada por la pandemia. Es una de las políticas más ambiciosas de la historia de España. Siguen los ecos de la sesión de control al Gobierno del miércoles: Aznar apoya a Álvarez de Toledo y Feijóo dice que fue un error perder los papeles; supongo que eso serán las distintas sensibilidades dentro del PP.

Los casos de contagios y de fallecidos por coronavirus siguen a la baja: Fernando Simón informa de que en las últimas 24 horas se han registrado 184 nuevos casos (de los que 61 han sido comunicados por Madrid y 47 por Cataluña) y dos muertes. Aunque las curvas de contagios y fallecidos están claramente en descenso, el doctor Simón avisa de que hay que ser muy prudentes pues en algunos lugares se están produciendo repuntes. También confirmó que hay 51. 482 sanitarios contagiados, el 85% dados de alta, y 63 fallecidos. Las cifras totales en nuestro país son: 238.564 contagiados, 27.121 fallecidos y 150.376 recuperados (no me cuadran los contagios con los datos del día anterior, pero es lo que hay).

30 de mayo de 2020

El Gobierno consigue que ERC se abstenga en la próxima votación sobre la prórroga del Estado de Alarma por 15 días. Se comprometen a que ésta sea la última prolongación y a gestionar la desescalada con el Govern de la Generalitat. Según algunos medios, Sánchez cede a Catalunya la gestión del ingreso mínimo vital a cambio de la citada abstención.
Los contagios por coronavirus repuntan: 271 casos en 24 horas, la mayoría en Madrid y Barcelona (95 y 88 casos, respectivamente). Sanidad comunica también cuatro muertes en 24 horas y 43 en la última semana. Un caso muy llamativo ha sido el del príncipe Joaquín de Bélgica que, con Covid-19, se saltó la cuarentena e infectó a 30 personas en una fiesta en Córdoba. Esto se soluciona metiéndolo en la cárcel y después con un intercambio del príncipe por Puigdemont. Así de fácil.

31 de mayo de 2020

El presidente del Gobierno, todos los domingos por la mañana desde que se implantó el Estado de Alarma, se entrevista mediante videoconferencia con los presidentes autonómicos. En ella les explica cuáles son planes del Gobierno y les pide opinión. Pocas veces se ponen de acuerdo y en la mayoría de las ocasiones, las peticiones autonómicas son desmesuradas o poco razonables. Cada uno va a lo suyo y suele primar el egoísmo, el sálvese quién pueda o a ver quién saca más tajada. La mayor parte de las ocasiones, los presidentes autonómicos se dedicaban a solicitar cambiar de fase antes de tiempo, a pedir más material o a criticar la labor del Ministerio de Sanidad. En esta ocasión, cuando parece que Sánchez va a solicitar por última vez la prórroga del Estado de Alarma, el presidente les ha comunicado que en la Fase 3, las comunidades van a ser la última autoridad y el Estado se limitará a controlar la movilidad de los ciudadanos. Por otro lado, varias comunidades (Madrid, Andalucía, Galicia, la Comunidad Valenciana, Aragón, Cantabria y Castilla y León) piden gestionar el ingreso mínimo vital que aprobó el último Consejo de Ministros. Esa gestión ya está aprobada para el País Vasco y Navarra.

Sigue la desescalada con un buen rumbo: bajan a 96 los nuevos contagios por coronavirus, con dos muertes notificadas en las últimas 24 horas. El número total se casos se eleva a 239.429, 198 más que el recuento del sábado y el de muertos a 27.127. El problema es que sigue el baile de cifras, pues se revisan los datos acumulados de casos y fallecidos con coronavirus, lo que provoca saltos diarios en las cifras. Lo que sí está claro es que la mitad de los casos que se producen últimamente en España se producen en Madrid y en Cataluña. Curiosamente, es la presidenta madrileña, Ayuso, una de las mas beligerantes para que su comunidad pase de fase. Lo mejor de todo es que la curva de fallecidos mantiene la tendencia descendente y los pacientes que han superado la enfermedad superan ampliamente a los nuevos contagiados: el 18 de mayo, el último que Sanidad ofreció datos de recuperados, se notificaron 800 altas, de forma que el número de curados asciende a 150.376, esto es, el 62,8% de quienes han contraído el SARS-CoV-2.

Coronavirus España: última hora y noticias en directo hoy

Diario del coronavirus (VIII). Tercera semana de mayo

Desescalada coronavirus España | Última hora del desconfinamiento ...

En esta semana se destacan dos cosas. Primero, que el número de fallecidos baja de 100 diarios durante cinco jornadas seguidas Y segundo, el continuo goteo en los apoyos al Gobierno para mantener el Estado de Alerta. De todas formas, sigo sin ver qué alternativas hay para evitar la movilidad de los ciudadanos y que volvamos a la situación del principio, cuando la pandemia se extendía con una fuerza y una mortalidad imposible de parar. Por mucho que los partidos de la oposición se empeñen en criticar la labor del Gobierno, para eso es oposición y está en todo su derecho, me falta la explicación de alternativas razonables. Viendo lo que ocurre en los países de nuestro entorno, no encuentro soluciones muy diferentes a las de nuestro país. Quizás nos interese seguir los pasos de Brasil o de EE UU, claro.

Sin embargo, la inmensa mayoría de la ciudadanía, aunque ya está agotada y en situación límite debido al confinamiento, cree que es la mejor solución para luchar contra la pandemia y apoya en eso al Gobierno.

El día de la votación para aprobar la prórroga del Estado de Alarma se vuelve a producir un problema de comunicación en relación con la firma del acuerdo para derogar la reforma laboral del PP: unos dicen que el acuerdo implica la derogación íntegra (Podemos y Bildu), mientras que el PSOE dice que sólo se derogarán algunos aspectos. Tenemos otro lío en marcha, por si no eran suficientes los problemas.

15 de mayo de 2020

El desconfinamiento avanza. Madrid, Barcelona y parte de Castilla y León no alcanzan aún la Fase 1, pero se suaviza su Fase 0 (algunos periódicos, sobre todos los conservadores, hablan de “boicot” o “penalización” a Madrid). Siguen las protestas en algunos puntos de España, las más numerosas en Madrid, exigiendo la dimisión de Sánchez y el fin del Estado de Alarma.

16 de mayo de 2020

Fallece Julio Anguita, el eterno califa rojo. Primer alcalde democrático de Córdoba, líder de Izquierda Unida y referente de la izquierda. Unanimidad en todos los partidos políticos recordando su figura y alabando su coherencia, su honradez y la apasionada defensa de sus ideas.

El presidente del Gobierno quiere una última prórroga de un mes del Estado de Alarma para la desescalada, pero con un mando único limitado y con mayor cogobernación con las Comunidades Autónomas. El PP y Vox, totalmente en contra de apoyar al Gobierno. Ciudadano podría apoyar esta medida, pero por menos tiempo de prórroga.

17 de mayo de 2020

Día das Letras Galegas, este año dedicado a Ricardo Carballo Calero, con celebración virtual debido a la situación de pandemia. Figura imprescindible para normalizar la cultura y la gramática gallega, una lástima que no se pudiera homenajear como se merecía.

Desciende de manera notable el número de fallecidos por coronavirus, 87, la cifra más baja en dos meses.

18 de mayo de 2020

Sigue descendiendo de manera notable el número de fallecidos. Parece que esta tendencia es definitiva, aunque de vez en cuando haya algunos repuntes.

Va a ser difícil, por no decir imposible, que el Gobierno pueda prorrogar el Estado de Alarma un mes más. Como mucho, otros quince días con el apoyo de Ciudadanos. Ahora se ha sabido que los expertos de la Unión Europea estimaron “bajo” el riesgo del coronavirus poco antes del estallido de la pandemia, según las actas de la reunión celebrada el pasado 18 de febrero en Estocolmo por una treintena de miembros del consejo asesor del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades. Me parece que los expertos en pandemias son como los expertos en economía: saben explicar muy bien el pasado, pero no tienen ni idea de cómo prever el futuro porque se equivocan casi siempre.

19 de mayo de 2020

El apoyo al Gobierno por su gestión de la pandemia retrocede, pero el PSOE volvería a ganar las elecciones generales. Así lo señala el estudio del CIS presentado hoy que constata un retroceso del apoyo a la política de Pedro Sánchez para hacer frente a la Covid-19. El 48,4 desconfía de su trabajo, seis décimas más que en abril, por un 46% que confía, medio punto menos que hace un mes. Unos datos que no se reflejan en la intención de voto porque los socialistas volverían a ganar las elecciones con el 31% de las papeletas, casi once puntos por encima del PP, que llegaría al 20,3%.

En el plano económico, la deuda pública se dispara en 22.500 millones en marzo por el coronavirus y roza el 100% del PIB. Y en el de la salud, este 19 de mayo el coronavirus se ha cobrado 83 nuevas vidas.

20 de mayo de 2020

Sánchez logra otra prórroga del Estado de Alarma, hasta el 7 de junio, esta vez con el apoyo de Ciudadanos, PNV y Coalición Canaria. Se descuelga ERC, que piensa ya en las elecciones y que, según los sondeos, ganará de calle en Cataluña. Por cuarto día consecutivo, menos de 100 muertes diarios en España, aunque hay un ligero repunte, 95 en 24 horas, el 40% en Cataluña, donde se ven imágenes poco ejemplares en las playas de Barcelona.

Se publica en el BOE la obligatoriedad de llevar mascarillas en sitios públicos cerrados o en lugares donde no sea posible mantener la distancia de seguridad de dos metros. Dicha obligatoriedad es para los mayores de 6 años y será efectiva a partir del jueves 21 de mayo.

A última hora se conoce el acuerdo entre PSOE, Podemos y Bildu para derogar la reforma laboral y empiezan a surgir los primeros problemas de comunicación: que si sólo es una derogación parcial, que si es una derogación íntegra, que si se esperó al final de la sesión donde se aprobó la prórroga del Estado de Alarma para no dificultar el apoyo de Ciudadanos. Tenemos otro lío a la vista.

21 de mayo de 2020

Como era de esperar, la comunicación a última hora del acuerdo entre PSOE, Unidas Podemos y Bildu para derogar la reforma laboral de 2012 ha causado malestar e indignación entre los partidos de la oposición y también de la patronal, que abandona las negociaciones con el Gobierno y con los Sindicatos. Parece ser que la ministra de Economía, Nadia Calviño, frenó el acuerdo para la derogación íntegra y forzó la rectificación del PSOE (la ministra carga contra la posibilidad de derogar toda la reforma laboral: “Sería absurdo y contraproducente”). Es lo que tiene mantener un Gobierno en minoría y la necesidad de establecer acuerdos puntuales. Es la negociación, son los pactos a los que no estamos acostumbrados, claro. Lo que a unos les parece traición o bajada de pantalones, a otros les parece capacidad de llegar a acuerdos, como llegar a pactar el mismo día con Ciudadanos por un lado y con Bildu con otro. El tiempo dirá si esto le pasa factura a Pedro Sánchez y al PSOE.

Hoy es el primer día de mascarillas obligatorias para los mayores de 6 años en espacios públicos cerrados o sin posibilidad de mantener la distancia de dos metros. Sanidad Informa de 48 muertos diarios, la cifra más baja desde que se decretó el Estado de Alarma, pero sin incluir los datos de Cataluña, aunque Fernando Simón señala que la cifra de contagiados estará alrededor de 400 y la de fallecidos sobre el medio centenar.

Número de muertos y contagios con coronavirus hoy

Diario del coronavirus (VII). Segunda semana de mayo

España vuelve a superar las 200 muertes diarias por coronavirus

Desde el 30 de diciembre de 2019, cuando el comité de salud de Wuhan reportó el tratamiento de un caso de neumonía de origen desconocido, que más tarde se bautizó como Covid-19, han pasado 133 días. Desde entonces se han contagiado más de cuatro millones de personas en todo el mundo, cerca de 230.000 en nuestro país. El número de fallecidos se acerca a 300.000 en todo el planeta y a final de esta segunda semana ya se superan los 27.000 en España. Son cifras terribles, teniendo en cuenta que el primer enfermo conocido aquí fue un alemán en la isla de la Gomera a principios de febrero y que prácticamente nadie reconocía que esta nueva enfermedad podría golpear con tanta dureza no sólo a España, sino a todo el mundo. En un trimestre el desastre alcanza cotas inimaginables, con una economía paralizada, sistemas de salud desbordados, miedo en las calles y en las casas, hábitos de vida que han cambiado profundamente. Y sin saber cuándo y cómo finalizará esto ni cuáles serán las consecuencias.

A partir del lunes 11 de mayo más de la mitad de la población española pasó de la Fase 0 a la Fase 1 que supone, a efectos prácticos, pequeños cambios relativos, sobre todo, a la movilidad. Todavía no se puede salir de la provincia, pero sí se puede visitar a los familiares, hacer pequeñas reuniones de amigos, sentarse en las terrazas con limitaciones, comprar en comercios sin necesidad de hacer reserva, etc. Pero todavía somos muchos los que preferimos mantener la calma y esperar que las cifras de contagiados y de fallecidos bajen drásticamente. Después de más de nueve semanas confinados no me parece demasiado sacrificio esperar algún tiempo más.

Como en las anteriores semanas, los periódicos se dedican a reflejar diariamente los nuevos casos y decesos, la evolución de las curvas, los enfrentamientos de algunas comunidades autónomas con el Gobierno por no haberles permitido cambiar de fase, por la falta de transparencia y de claridad y por la pésima comunicación. Doctores tiene la ley, pero creo que este último aspecto tendría que mejorar muchísimo.

8 de mayo de 2020

Crisis en la Comunidad de Madrid debido a las prisas por avanzar a la Fase 1: dimite la Directora de Salud.

9 de mayo de 2020

Según todos los periódicos, el 51% de la población pasará a la Fase 1, aunque algunos de ellos critican esta decisión por no obedecer a criterios técnicos. En la UE, malestar por la decisión del Tribunal Constitucional alemán a cuenta del programa de compra de deuda pública del BCE. Como se celebra mi cumpleaños y el de mi hijo, apenas dedico tiempo a ver o escuchar las noticias.

10 de mayo de 2020

Afortunadamente, la cifra de fallecidos sigue descendiendo y parece que ya baja de los 200 diarios. Siguen siendo números escalofriantes, pero alejados de los que se sufrieron en el mes de abril. Los contagios también disminuyen considerablemente. Ahora, a cruzar los dedos, porque mañana día 11 veintitrés millones de españoles entraran en la Fase 1 y, conociéndonos, puede ser letal si no se actúa con responsabilidad.

11 de mayo de 2020

Aquellas comunidades que no han podido entrar en la Fase 1 están molestas con el Gobierno y se siente agraviadas, sobre todo con el País Vasco (Valencia y Andalucía lo acusan de haber permitido entrar en dicha fase con cifras peores que ellas).

12 de mayo de 2020

Acuerdo entre Gobierno y agentes sociales para ampliar hasta finales de junio los ERTE. Primera denuncia colectiva por el coronavirus contra el Gobierno. Repunte en el número de niños afectados tras salir a la calle.

13 de mayo de 2020

“El trece de mayo la Virgen María bajó de los cielos a Cova de Iría. Ave, ave, ave María…”. Lo siento, no me he podido resistir. Fueron muchos años cantando esta canción cuando estudiaba primaria en Coruña. Lo reconozco, me gustaba cantarla todas las tardes de ese mes, los alumnos en procesión alrededor del patio y las monjas dirigiéndonos.

Este trece de mayo hay una mala noticia, además del número de fallecimientos (184), que ha repuntado, y de contagios, que también ha subido algo. La mala noticia es que España, como el resto de países de su entorno, está muy lejos de la ansiada “inmunidad de rebaño” que permitiría lanzarse a una desescalada mucho más agresiva y con menos precauciones. De media solo el 5% de la población nacional tendría en la actualidad anticuerpos de la Covid-19, por lo que la inmensa mayoría estamos expuestos a ser contagiados sin saber cómo ni cuándo ni con qué consecuencias.

Parece que el presidente del Gobierno se plantea una última prórroga de un mes del estado de alarma, lo que provoca el “no” rotundo y la propuesta de un Plan B de Casado. Además, con gran rechazo de la industria turística, el Gobierno propone una cuarentena de 14 días para los viajeros que provengan del extranjero.

14 de mayo de 2020

Hoy se cumplen dos meses desde que el Gobierno decretara el estado de alarma. Por primera vez en muchos días, el número de fallecimientos supera la barrera de los doscientos (217), con lo que el número total, desde que comenzó la pandemia en España, es de 27.321. De los casi 230.000 contagiados, más de 50.000 son sanitarios. Sin embargo, y para tener un poco de esperanza y de luz, la cifra de recuperados sigue subiendo mucho, sobrepasando los 143.000, una de las mejores cifras de todos los países. El 60% de los fallecimientos se produjo en Cataluña, Comunidad que, sin embargo, quiere que se amplíe el desconfinamiento.

Varias polémicas en Madrid: el alquiler de la presidenta Ayuso en un apartahotel de lujo y una manifestación contra el Gobierno central en el barrio de Salamanca, uno de los más ricos de España, gritando “libertad, libertad”, lo que es aplaudido y alentado por Vox.

Mapa con casos de coronavirus en España a 14 de mayo a las 11:00

De José Manuel 1 a Xosé Manoel 23742

A veces las calculadoras sirven para algo más que para realizar operaciones aritméticas. Hace poco me enteré de que una de las funciones de la calculadora de Windows permite establecer qué día de la semana era en una fecha determinada o cuántos días han transcurrido desde que nací hasta el día de hoy. Soy curioso por naturaleza, así que abrí la calculadora y la correspondiente función y ahí estaba: el 9 de mayo de 1955 era lunes y desde aquella fecha hasta hoy, que cumplo 65 años, han pasado 23.742 días. Apenas una milésima de micra en la línea del tiempo del universo desde el big bang, pero miles de momentos en mi pequeña línea del tiempo.

Estuve tentado de escribir una larga reflexión rememorando los sucesos, alegres unos, tristes otros, que jalonan mi vida, pero es una tarea absurda que no le interesa a nadie, ni siquiera a mí. Entre otras cosas porque soy enemigo de la nostalgia y el recuerdo se tiñe demasiadas veces de esa, para mí, perniciosa emoción. La vida se trenza y se destrenza en un continuo fluir de instantes, la mayor parte de los cuales se sumergen en recónditos lugares de la memoria que, de vez en cuando, vuelven salir a la superficie sin saber bien por qué. Así que sólo haré una pequeña referencia a algunos hechos que hoy me gusta recordar.

Nací a media tarde en el segundo piso del número 10 de la calle San Isidoro, en La Coruña, un lunes 9 de mayo del año 1955. Mi madre no recuerda si hacía buen tiempo, aunque seguramente llovía, porque en aquella época solía llover desde el uno de septiembre hasta el treinta de junio, con pequeños intervalos de buen tiempo. Ahora apenas llueve en mayo y cuando lo hace ya no es como antes, una lluvia mansa que empapaba la tierra y la cubría de charcas que servían de juegos a los niños. Los niños ya no juegan en las calles ni hay charcos ni llueve tanto ni hay tanta luz, aunque antes el cielo estuviera cubierto de nubes o las calles apenas estuvieran iluminadas con farolas.

Nueve años viviendo en esa calle que estaba a medio hacer, con grandes descampados y pocas casas, con amigos con los que nos pegábamos un día y reíamos al siguiente, como si nada hubiera pasado. Eso era, esa es, la auténtica amistad. Antes de examinarme de ingreso, con 9 años, una nefritis. Varios meses en cama, con una dieta durísima, sin poder salir a la calle. Allí leí centenares de tebeos, varias decenas de revistas de Selecciones del Reader Digest (hace unos días, Victoria y José Enrique me sorprendieron con un tomo de esas revistas del año 1961); me enganché al transistor, un Toshiba que mi tío Arcadio había traído de Brasil y aprendí a apreciar el tiempo, cosa que un niño de esa edad apenas sabe que existe. Después, una vez curado, nos fuimos unos meses al lugar de Casablanca, un pequeño y alegre oasis entre vías de tren y frente a la playa de Lazareto. Mi madre y mis abuelas oreaban las sábanas en la hierba, sujetas con piedras para que no volaran. Mi hermano, mi padre y yo íbamos muchas veces a la playa para recoger entre las rocas minchas, mejillones, lapas y erizos que después se cocían por la noche.

Un año viviendo en Madrid, en el Paseo de los Castellanos de Carabanchel Bajo. Recuerdo pocas cosas, pero no se me olvida la primera vez que subí al metro, una auténtica aventura. Después regreso a Coruña, primero a la avenida de Finisterre y después a Monasterio de Caaveiro, un trasiego de calles y barrios que me permitieron ampliar horizontes y amistades. Los años del Instituto Masculino, de Magisterio en la Normal, de escapadas para ver entrenar al Deportivo, el equipo ascensor que se aburría de estar siempre en la misma división, un año en primera y otro en segunda. En 1977 cambio de nombre aprovechando una modificación de la ley: de José Manuel a Xosé Manoel. Era mi época rebelde, nacionalista, reivindicativa. No es que ahora no lo sea, pero tamizada y amortiguada por el tiempo, por la experiencia.

El servicio militar en Córdoba y Sevilla, el noviazgo entre Aroche y Camariñas, el traslado a Andalucía, el matrimonio en julio de 1981. El nacimiento de Carmen una fría tarde de febrero. El médico me la entregó en un pasillo de la clínica. Yo no sabía cómo mantenerla entre los brazos ni qué hacer con aquel pedacito de vida. La llamada telefónica el 22 de enero de 1988, la voz temblorosa comunicando la noticia más triste, el viaje precipitado a Coruña, la angustia y el enfrentamiento terrible con la muerte de un ser querido, enfermo en plena juventud, cariñoso, al que siempre echaré de menos y del que nunca me olvido. El nacimiento de Santiago el mismo día de mi cumpleaños, el mejor regalo que uno pueda imaginar. El trabajo, los viajes, la jubilación. Familiares y Amigos de la infancia, de la adolescencia, de la juventud y de la edad adulta, estos que, con la complicidad de mi mujer y de mis hijos han montado un vídeo precioso que me ha hecho un nudo en la garganta.

Cientos, miles de anécdotas, todas alegres y dignas de ser contadas. Las tristes no merecen la pena, rascar las heridas es absurdo porque así siempre están sangrando y nunca se curan. ¡Cómo condensar esto si no es a través de miles de páginas! Pero no merece la pena. Para qué, si el pasado ya pasó y hay que dejarlo en paz. Si puedo sacar alguna buena lección, está bien, pero si no, lo olvido ya que nada gano recordando mis amarguras de ayer. En cuanto al futuro, también hay que dejarlo en paz porque siempre está por llegar.

Hace un año, Santiago y yo celebramos nuestro cumpleaños en la caseta de feria. Era un caluroso jueves del mes de mayo, bullicioso, muy alegre. Comimos en la caseta y se organizó una sorpresa para mi hijo, que cumplía 30 años: amigos y amigas que llegaron de muchos lugares de España y de Italia. Otro de esos momentos inolvidables, como todos los nueve de mayo, padre e hijo soplando las velas.

Como inolvidable será este comienzo de año 2020 y esta atípica celebración de hoy. Un sábado de mayo de calles silenciosas, casi vacías, el regalo que con grandes peripecias me envía José Antonio desde su confinamiento en Ponferrada. Fiesta a distancia con Santiago, él en Madrid y nosotros en Sevilla, comiéndonos una tarta y después disfrutando del vídeo en el que tantos habéis participado. Recordaremos el año y la fecha: ¿te acuerdas de la pandemia del 2020? ¿dónde estábamos? ¿qué hicimos? ¿cómo pasamos el 9 de mayo? Mascarillas, distanciamiento, higiene de manos, confinamiento, fases de desescalada… Anécdotas para contar a los nietos que algún día espero tener y que deseo que nunca pasen por una experiencia similar. Batallitas del abuelo. Hoy, 23742 días después, aquel recién nacido, hoy adulto agradecido, mira sin añoranza el tiempo pasado y confía en el futuro. Porque lo único que tengo, lo único que tenemos todos, es el día de hoy, una vida entera en miniatura. Veintitrés mil setecientas cuarenta y dos vidas condensadas en una sola, en la del nueve de mayo de dos mil veinte. Gracias.

Los estudiantes responden con memes ante la suspensión de las ...

 

Diario del coronavirus (VI). Primera semana de mayo

COVID-19. Acuerdo del Plan de Desescalada: tendrá 4 fases, durará ...

Entramos en una nueva fase de la pandemia. La palabra fase se ha convertido en motivo de controversia, de mofa y de rechifla, tanto por parte de la oposición política como de la ciudadanía. Chistes y memes intentando explicar lo que se puede hacer en cada una de las fases se multiplican por las redes sociales. Las cifras de contagios y de fallecimientos descienden día a día, con ligeros repuntes que obligan a no bajar la guardia. Poco a poco parece que estamos viendo el final del túnel. Está costando mucho y la gente, cuando ha tenido oportunidad de salir, no la ha desaprovechado. El tiempo, además, ha acompañado, con temperaturas más propias del verano que de principios de mayo.

Sin embargo, negros nubarrones se ciernen sobre la economía. El número de parados, de empresas abocadas al cierre, el enorme incremento de la deuda y del déficit para hacer frente a la pandemia, los continuos ataques y la falta de lealtad de la oposición y de muchas Comunidades Autónomas al Gobierno, los augurios de los organismos internacionales, la falta de coordinación entre los países de la Unión Europea, la nueva escalada en el enfrentamiento entre Estados Unidos y China que parecía ya olvidado… apenas hay noticias positivas. Únicamente el ejemplo de la ciudadanía, del cual podían tomar nota los políticos, y el sacrificio, a veces heroico, de muchas personas, hacen que no perdamos la fe. Aunque no recuerdo una situación similar, confío en que saldremos reforzados de esta crisis. Lo siento por esas personas que vivieron con toda su crueldad la crisis de 2008, que perdieron sus empleos o que, si los consiguieron, fue de manera precaria, y que, cuando ya parecía que podrían salir a flote y plantearse un futuro esperanzador, vieron frustradas sus perspectivas. Ojalá que en un par de años (es difícil que sea antes) esta pandemia sólo sea un mal recuerdo.

1 de mayo de 2020

Se cierra el hospital de campaña del Ifema con una gran polémica debido a la aglomeración de participantes, por lo que el acto será investigado por la delegación del Gobierno. El PIB de nuestro país caerá un 9,2%, el porcentaje de parados superará el 19% y España tardará al menos dos años en superar la crisis, todo ello según el Gobierno.

2 de mayo de 2020

Primer día en el que se permite salir a hacer ejercicio físico en el exterior, de manera controlada y con franjas horarias. Hay una enorme afluencia de público, con imágenes que parecen desmentir que estemos confinados. La cifra diaria de muertos queda en 276 y por séptimo día consecutivo hay más altas que casos nuevos confirmados por PCR.

3 de mayo de 2020

Las muertes por el Covid-19 contabilizaron este domingo un importante descenso, registrándose 164 fallecimientos, 112 menos que el sábado, lo que elevó la cifra total de decesos por el nuevo coronavirus a las 25.264 personas. Se trata de la segunda cifra más baja en un día desde que se decretó el estado de alarma el 14 de marzo, y la primera vez que no se supera la barrera de los 200 decesos diarios desde que la curva comenzó a ascender. En el plano político, varios presidentes de las comunidades autónomas exigen a Pedro Sánchez el fin del estado de alarma y la devolución de las competencias sanitarias.

4 de mayo de 2020

El Gobierno presiona al PP para que apoye el estado de alarma, que quiere ampliar otros quince días: “Es la alarma o el caos”. PNV, ERC y otros partidos que apoyan el gobierno de coalición votarán no a la prórroga del estado de alarma. Los pequeños comercios permanecen cerrados en su mayoría, a pesar de que hoy podrían haber abierto (sólo un 20% de los comercios y un 3% de los bares). Según El Español, PSOE y Podemos culparán al PP de “miles de muertos” si no hay prórroga de la alarma. La bolsa cae por la guerra comercial y por los pésimos datos económicos.

5 de mayo de 2020

Hay un pequeño revuelo político: Ciudadanos anuncia que apoyará la prórroga del estado de alarma (lo que conlleva el abandono del partido de Juan Calos Girauta), mientras que PP, ERC, JxCat y Vox no la apoyarán. El número de contagios y de fallecimientos se mantiene estable, con tendencia a disminuir, y parece que el país mira con cierto optimismo la lucha contra la pandemia, aunque Fernando Simón no quiere excesos y pide no decaer en el esfuerzo.

6 de mayo de 2020

Horizonte incierto en la hoja de ruta de la desescalada. Al Gobierno le cuesta cada vez más encontrar los apoyos necesarios para prorrogar el estado de alarma. En la votación de hoy, además de demostrarse la dependencia de la coalición con sus socios de investidura, la negociación con el PNV para que éste votara a favor de la prórroga ha requerido fomentar la cogobernanza con las comunidades autónomas frente al mando único. El PP, al final, se ha abstenido en la votación. Hoy ha habido un repunte en el número de fallecidos (244), aunque caen los contagios.

7 de mayo de 2020

La franja horaria de salida de los niños se modificará para evitar el calor. El CSIC ve poco probable el contagio de coronavirus por el baño en piscinas y playas. La crisis durará al menos tres años: la economía no recuperará el nivel previo a la pandemia hasta 2023, según el análisis de Funcas. Todas las autonomías piden acelerar la desescalada, excepto Cataluña y Castilla y León. Otra vez, ligero descenso en el número de fallecidos con respecto al día de ayer, 213.